No se por qué estoy aquí... ¡¡¡pero aquí estoy!!!

Monday, February 23, 2009

Como naciste, creciste y te hiciste violento II


Para principios de los setentas los hooligans aún no eran vistos como una amenaza or parte de la polícia. Históricamente se habían dado pleitos entre grupos de aficionados. Sin embargo, las hooligans sabían muy bien a que iban al estadio y no era precisamente a apoyar a su equipo. No existen datos estadísticos sobre arrestos por conducta violenta relacionada a los aficionados de futbol de ese entonces, pero muchos de los que estuvieron ahí cuentan anecdotas de verdaderas batallas campales. Para mediados de los setentas con la apertura de las fronteras del país a la mano de obra proveniente de Asia y el Caribe y la inmigración a gran escala es cuando el hooliganismo empieza a tomar una nueva forma. Muchos de los obreros quedan desempleados y van de trabajo en trabajo pero empiezan a dedicarle más tiempo a su bar local y a la organización de aficionados violentos para enfrentar a otros. Así empiezan a surgir las personalidades. Los líderes de los diferentes grupos de hooligans eran aquellos que tenían capacidad de convocatoria, podían reclutar jóvenes a su grupo y tenían un carácter extremadamente violento a la hora de las peleas. Junto con los líderes se inician a formar las primeras "firms" o grupos organizados de hooligans. Estos adoptan su nombre de acuerdo al apodo del equipo que representan, sus colores, el apodo que otros les dan, su barrio, etc.

Los puntos de reunión para un partido eran los pubs o bares que quedaban a una distancia corta del estadio. Estos bares pasaron a convertirse en los cuarteles en donde se organizaban viajes a otros estadios, estrategias de pelea contra otros grupos de hooligans y actos de vandalismo en contra de otros bares o centros de reunión de hooligans rivales. La composición social seguía siendo la misma: clase obrera activa o en paro. La brutalidad de las peleas empieza a llamar la atención de los medios escritos. Ya en los barrios todos sabían quienes eran hooligans y quienes eran sus líderes. Sin embargo los medios erróneamente asocian a los hooligans a otros subgrupos como los skinheads y los punks. A todos los dotan con una reputación exageradamente negativa, sin realmente comprender sus orígenes y procurar explicar sus acciones. A todos se les atribuye un estatus criminal, racista, vandálico y violento. Esta exposición a los medios también empieza a llamar la atención de los políticos. Los setentas se caracterizan por las grandes batallas campales previo, durante o después de un partido y siempre dentro o a inmediaciones del estadio. Los hooligans en su mayoría se caracterizaban por llevar la bufanda de su equipo.



Para los ochentas el panorama nuevamente cambia. Muchos de los jóvenes que crecieron viendo a las personalidades hooligans y observando a la distancia las batallas campales pasan a formar parte de las filas de las firms. La crisis económica se agudiza en Inglaterra y para más fregar se viene la guerra de las malvinas lo que divide y separa a muchas familias. Muchos jóvenes crecen sin una figura de autoridad, ya sea el padre o la madre y el que queda debía trabajar todo el puto día. Sin un guía para enfrentar las vicisitudes de la vida, estos jóvenes pasan a engrosar las filas de las firms. En ellas adquieren un identidad con los colores de su equipo, su barrio, sus amigos (los otros hooligans) se convierten en su familia. Las cosas cambian, en los setentas muchos hooligans encontraban un desahogo a las presiones diarias, para los ochentas el hooliganismo se convierte en un modus vivendi. Surge la época de los casuals.

El término hooligan, siempre ha sido rechazado por ellos. Ellos se consideran football fans, aficionados de futbol. Los casuals cambian todos los conceptos clásicos que se tenían del hooligan tradicional. El nombre viene de la vestimenta que usan, surge una moda de aspecto casual y de ahí surge el nombre. A principios de los ochentas bajo el gobierno de Maggie Thatcher (nefasto en este aspecto social por cierto) el hooliganismo acapara la atención de muchos políticos y de la policía. Se inician redadas y registros de individuos que llevasen los colores de su equipo, ya sea una camisola o una bufanda. Para evitar esto, los hooligans cambian su vestimenta y se empiezan a imponer las "modas de los graderíos". Playeras Lacoste, chumpas Burberry y zapatos timberland y tenis ellese, fred perry y Le Coq Sportiff. Los hooligans estrenaban ropa los días de los partidos. Vestían sus mejores galas para ir a darse de trompadas. Pero otra cosa cambia, el objetivo de las peleas ya no era solo porque si, ahora las diferentes firms se peleaban entre si para tener la reputación de "los más malos de Inglaterra".



Fue en 1985 cuando el hooliganismo alcanzó una notoriedad mundial con la tragedia en el estadio de Heysel en Bélgica para la final de la Copa de Campiones entre el Liverpool inglés y la Juventus italiana. 39 aficionados de la Juve murieron aplastados cuando los aficionados del Liverpool botaron una maya divisioria y atacaron a los italianos que no eran ni siquiera ultras sino simples aficionados. La vergüenza para Inglaterra fue tal que el hooliganismo pasó a ser llamado en aquel país como "la enfermedad inglesa". En vez de tener un efecto negativo, la tragedia de Heysel, fue el combustible que muchas firms usaron para ser más violentos y agresivos. El gobierno de Thatcher tampoco ayudo en ni mierda, inició un trato represivo y violento contra cualquier aficionado de futbol en los estadios, provocando que muchos de estos se tornaran violentos. Si bien es algo muy debatible y polémico pero en el despepute consideramos que "las medidas de seguridad" implementadas bajo las ordenes del ejecutivo fueron las responsables de la tragedia de Hillsborough de 1989 en donde 96 aficionados murieron aplastados.


Los hooligan casuals competían entre si por ser el grupo más violento, los más malos. Sus líderes adquirieron un estatus de celebridades locales. Cada firm o grupo era prácticamente una institución dentro de los equipos. De los más notorios estaban La Inter City Firm de West Ham; los Headhunters de Chelsea; los Bushwackers y F-Troop de Millwall; los Zulus de Birmingham City; la Leeds Service Crew de Leeds United; los Country Road Cutters de Everton; los Guvnors de Manchester City; la Red Army del Manchester United; los Urchins del Liverpool; la 6.57 Crew de Portsmouth y la Blades Business Crew de Sheffield United, entre otros. Cada una de estas era de cuidado, un grupo de jóvenes liderados por verdaderos locos violentos. Lo que las autoridades no lograron notar durante los ochentas es que las firms ya no operaban exclusivamente dentro de los estadios, ni siquiera en sus alrededores sino que en puntos específicos acordados por sus líderes. Así es, estos se conocían los unos a los otros, tenían los telefonos de sus hogares y literalmente programaban encontronazos en puntos específicos mientras la policía estaba preocupada por los aficionados de los estadios. La segunda mitad de los ochentas fue una de las más violentas en cuanto a la actividad hooligan en Inglaterra pues la violencia paso a ser la vida y el trabajo de muchos de los miembros de las firms.

Fotos: Otros papis orgullosos de su hijito hooligan del Chelsea; Hooligans a la salida de la estación metropolitana y de trenes de Victoria al Sur-Centro de Londres; Foto de la policía metropolitana de identificación de hooligans; insignia clásica de los Chelsea Headhunters. De gugul y de poraí ;)


PD: Seguimos con la escena Rave de los noventas, las nuevas modas y la comercialización e internacionalización del hooligan.


5 comments:

El Aguafiestas said...

Terrible que eso sea parte del deporte. He visto en Youtube peleas de hooligans... ala gran, que mulas!!! jaja. Muy Fight Club.

Johan Bush Walls said...

Los "juligans" son otro rollo maestro, es gruesa esa contracultura, quizá tenga que ver la lucha de clases, las discriminaciones de las que, históricamente, han sido víctimas las ciudades menos desarrolladas, por eso salta todo ese falso orgullo y la necesidad de partirle la madre al projimo.

Salú pue.

el Kontra said...

Aguafiestas: de acuerdo mano, una mulada pero ahí siguen los pizados partiendosé la shola. Saludos.

Master de lo pajero: Ja viera master como ha cambiado la cosa, si bien empezó desde la clase obrera, en la entrega IV se va asustar de quienes son los juligans de hoy. Salud.

Shoplifter-Davide said...

Cabal los 80 fue la peor epoca del football en Inglaterra, nada que ver con la premier de hoy en dia, recuerdo haber visto varias peliculas al respecto, y supe del Red Army del United,triste eso de Heysel increible como eran las cosas en los 80's ya que se jugo el partido a pesar de que habian muertos en el estadio, eso jodio el football en Inglaterra porque a raiz de eso se les prohibio competir internacionalmente durante cuatro años, luego vino lo del Hillsborough similar a lo que sucedio en el Mateo Flores en el 96, triste no.

el Kontra said...

Si vos grueso, pero la mara aprendió y como decis hoy es otra historia. Saludos m8.