No se por qué estoy aquí... ¡¡¡pero aquí estoy!!!

Saturday, February 21, 2009

la anti-sociedad de los graderíos (o como naciste, creciste y te hiciste violento I)


Hablando con un ese maese hace poco, le decía como es que me intriga el asunto este de la violencia irracional. O sea, esa mara que es violenta in extremis porque si y nada más, sin explicaciones y sin disculpas... que vivan los vergazos. Pues bueno, mi formación (si es que así se puede llamar a semejante despepute) no es en sociología, ni en psicología, tampoco estudié periodismo, solamente leo un tatapuscal de diarios de aKí y de aLLá. La cosa es que he llegado a la conclusión de que para comprender ciertos fenómenos de comportamiento social hay que ir al fondo del asunto. Hay que ir y ponerse en los zapatos de los protagonistas. Estoy convencido que solo así se puede realmente comprender aunque sea un poco, las acciones de los otros. De estos fenómenos uno que siempre me ha intrigado ha sido la violencia en el futbol, esa que nació en los graderíos pero que hoy se desarrolla lejos de ellos pero continua siendo uno de los fenómenos sociales más complejos de comprender: los hooligans.

Seamos claros, al estadio la mayoría vamos a putear. Si, alentamos a los nuestros también, pero por lo general vamos a putear. Muchos papis llevan a sus hijos y les permiten proferir todo tipo de insultos, pues eso es lo que se hace en las plateas, tribunas, curvas, generales y hasta en los palcos: puteás al árbitro, al equipo contrario, a la afición contraria, a los tuyos cuando juegan mal. Es casi como un rito de pasaje. Así te volvés machito. Que orgulloso se ha sentir el papi del canchito de la primera foto que ha dado la vuelta al mundo: así es mijo, seguramente está puteando a un rival del tan odiado Ajax de Amsterdam (el máximo rival del Feyenoord, cuya camiseta y colores lleva el nene). El tema no es para tratarlo así light, pues hasta objeto de estudio de posgrado es. En mi vieja alma mater existe una maestría que se ocupa de este tema incluso. Pero aquí en el despepute, le hacemos huevos al asunto y saltamos no de clavado sino de panzaso a la intolerante, maloliente y asquerosa fosa de la violencia organizada en el futbol: una breve y despeputada historia de los hooligans.


En Wikipedia podes encontrar las definiciones de hooligan y una historia contada al pedo. O sea, desde lejos, desde la seguridad de un cuartito y una PC o laptop: el diccionario, las noticias y lo que el pajerazo de tu carnal te ha contado, lo elevas todo al cuadrado y voilá tenés tu historia o wikiartículo. O al menos eso te gustaría creer. Pero no, la verdad la palabra hooligan es lo que menos importa. Esta se puede traducir como vándalo, gamberro e incluso marero, o sea, un anti-social. Pero Hooligan fue realmente el mote con el cual las abuelitas inglesas de hace cincuenta años le dieron a los ruidosos, vulgares y embriagados aficionados de futbol de los años sesenta, que es cuando se acuña la palabra a los aficionados de futbol. Es en la Inglaterra de los años sesentas del siglo pasado que aparece hooligan como un aficionado violento de futbol. Los hooligans en ese entonces eran realmente los ultras de hoy día. Tipos fieles a su equipo que lo seguían a todos lados con el objetivo de apoyarlo en las buenas y en las malas. Claro como cualquier otro ultra vos y los tuyos iban al bar, se tomaban unas cervezas, y luego iban al estadio. Perder no es algo agradable pero es peor perder y que encima los rivales te insulten y te hagan burla, eso colma la paciencia de cualquiera y peor cuando hay unas cervezas de por medio y así se iniciaban las riñas. En los graderíos, a la salida del estadio, en las estaciones de trenes o buses, etc. El problema era fácil de descifrar: grandes multitudes + una rivalidad + cerveza = posibles problemas. Y digo posibles porque realemnte no era cosa de otro mundo, por lo menos así fue durante los años sesentas, habían vergazos, pero no llegaban al rango de despepute grueso.

Pero la cosa cambio radicalmente para los setentas. Para comprender como la violencia del futbol se fue desarrollando es necesario entender y conocer el contexto social de la época. El final de los sesentas y principio de los setentas en Inglaterra fueron marcados por "Los Problemas" que se dieron con la situación de Irlanda del Norte. La discusión política sobre el estatus constitucional de Irlanda del Norte degeneró en una ola de violencia política, étnica y religiosa que afectó a las Islas Británicas. Grupos como el Ejercito Republicano Irlandés y paramilitares como la Fuerza de Voluntarios del Ulster causaron terror entre los pobladores de Belfast, que luego se extendió por toda Irlanda, luego Inglaterra y eventualmente Escocia y Gales también se vieron afectados. A principios de los setentas también se vino la crisis del petróleo lo que afectó severamente la política energética del Reino Unido cuyos gobernantes decidieron reactivar la explotación y productividad minera a gran escala, esa misma que ayudo a Inglaterra a convertirse en un Imperio pero a un precio humano que influyó en los trabajos, entre otros , de Federico Engels quien a su vez influyó en Marx.

Tiempo, ojo, pelo... te estás yendo por las ramas, a que putas viene todo esto con el futbol y los hooligans. ¿¿¿¿¿?????


Ok, perdón (sí a veces me pelo, pero es la emoción). La respuesta es fácil. Durante los setentas la clase obrera inglesa, los trabajadores de cuello azul, o el proletariado si desean ya que estamos en esas, tenían dos opciones claras y seguras de trabajo. Unirse a la fuerzas armadas e ir a patrullar las calles de Belfast y alrededores o regresar a trabajar en las minas. Dos trabajos de mucho estrés. Entonces que les quedaba de diversión o distracción para estos tipos. El futbol de los fines de semana. Entonces, vos que te partías el lomo en la mina de lunes a viernes por doce horas o que hacías dos rondas de tres horas en algún callejón de Belfast, Newtownabbey, Portadown u Omagh cruzando dedos que no cuadraras en la mira de un francotirador, que no explotará una bomba o que no te caiga un coctel molotov; descansabas o te desahogabas con el futbol. Pero qué carajos. Después de tanto estrés, tanta ansiedad, tenés que ir al estadio a ver a tu equipo jugar mal, a oir los insultos de la oposición, las burlas, las risas. No señor, esta era la gota que derramaba el vaso y depende solamente de uno y de los suyos vengarse de los que nos insultan y esa venganza se hace a golpes y patadas. No es de sorprenderse que los primeros grupos de aficionados violentos organizados en los años setentas estaban compuestos por mineros, reservistas y trabajadores de puertos.
(La influencia social era tal en aquel entonces que de aquí se desprende el estilo de futbol actual inglés. Es el estilo del sacrificio y la verticalidad a ultranza. Al igual que la clase obrera, el futbolista debía cumplir con su trabajo sin quererse lucir, debía cumplir con lo suyo, ir siempre al frente y pelear cada balón como si fuese el último y nunca quejarse. Esto es lo que el aficionado inglés exige, incluso hasta hoy día. Nada de malabarismos, solo ir al frente con muchos huevos.)

Las circunstancias de esta época llevaron a que cada fin de semana, los aficionados de oficio en las minas, en los puertos, en las alcantarillas, en la construcción, en el manejo de deschos, etc. se reunieran en sus bares locales, todos a compartir y llorar sus penas y luego a esperar celebrar un gol de su equipo. Así era en cada pueblo, ciudad y barrio. Pero el problema seguía siendo el mismo: grandes grupos de personas, pasiones encontradas, alcohol y rivalidades. Los problemas iban en aumento, después de cada partido resultaban grandes números de heridos y problemas en los estadios, ya sea en la entrada previo al partido, durante el partido o en la salida al final del partido. La respuesta de las autoridades se reducía a control de multitudes.


Hasta entonces no existía mayor organización por parte de estos grupos, que se reunían de forma espontánea y cuyos encontronazos también eran espontáneos. Los problemas de violencia se fueron agravando nuevamente de acuerdo a los cambios socioeconómicos que se dieron ya para mediados de los setentas, siendo el principal de ellos la inmigración. Migrantes provenientes particularmente de Asia (India y Pakistán), del Caribe (Jamáica, Antigua, Bárbados) y de Irlanda empezaron a llegar a Inglaterra y empezaron a proveer a esta de mano de obra barata. Muchos ingleses perdieron su trabajo debido a las olas de migrantes dispuestos a trabajar por más tiempo y por menos dinero. Los primeros en ser despepdidos fueron por lo general los mayores, aquellos a quienes los contratos colectivos de los sindicatos estuvieron dispuestos a dejar afuera para cubrir los porcentajes consensuados de trabajadores nacionales. Fueron estos tipos que antes se juntaban los fines de semana con el resto para ir a desahogarse al estadio quienes ahora estaban toda la semana en el bar con ganas a desahogarse todos los días. Fue así como estos empezaron a organizar los grupos de aficionados que eventualemnte conformaron las firms o grupos de hooligans organizados e hicieron de la violencia del futbol un modus vivendi.

Fotos: canchito "fan" del Feyenoord de Rotterdam, Holanda; vergazos en Rusia; cobertura del diario sensacionalista The Sun sobre los disturbios de Millwall contra Birmighan City en el 2002 en los que 47 policías resultaron heridos: partido de copa inglesa entre Chelsea y Tottenham Hotspur en enero del 2007, la policía montada ocupó la gramilla de Stamford Bridge el estadio del Chelsea.

PD: Ya me piqué, los próximos posts siguen con el tema de los hooligans: cómo estos llegan a su máxima expresión en los ochentas, su impacto político, los noventas, la actualidad y su internacionalización.

PD2: Mañana abre el calzoncitos, barra show con todo y orden del quetzal.

PD3: La crisis internacional sigue y es tal que le pidieron a mi verdaero yo que escriba un par de chingaderas "serias" para medios "serios" válgame Dios, esta SÍ es crisis.

11 comments:

Patricia Cortez said...

de veras? hay cuenta en cual, para ver como escribe "en serio"

PROSÓDICA said...

Bueno, tal vez me salga un poco del contexto de la temática del post, tal ve no... creo en mi muy humilde opinión de no amante del fut jaja que este deporte hoy en día viene a ser como los juegos públicos de la Antigua Roma. Sí, esos mismos que implicaban gladiadores, coliseos, las ejecuciones de los prisioneros por animales, etc. Obviamente traído a nuestra realidad de hoy en día, con todo su mercantilismo y demás, pero en teoría el mismo fenómeno social Don Kontra, ¿no?. Habría que escarbar un poquito por allí... pues los galdiadores despertaban en los expectadores la misma euforia que hoy en dìa un partido de fut... claro, esa era la entretención del pueblo antes.

En fin, pensando en recio.
Interesane post, y eso que no me gusta mucho el fut, bueno, no a este nivel.

Gracias por visitarme de nuevo, ya hacía falta usted por allá... y no se preocupe, no me tembló el dedo ;)

muchos, muchos, abrazos.

Verbo... said...

Pero bueno,
hay que desahogarse de alguna manera.

En unos le sacan el dedo, asi como el niño, y en otros le tiran con un zapato :/

Cosas de gustos, y tradiciones.

Un abrazo.

femme d chocolat said...

Pues ... no sé muy bien qué decir, la verdad es que es un tipo de fenómeno que no comprendo, o mejor dícho SI comprendo pero NO comparto.
Obvio que es una forma de desfogarse, de sacarla agresividad contenida que por alguna vía de escapa debe salir, pero ... no sé yo si da buen resultado, porque la cosa no se queda solo ahí en el graderío. Estoy convencida de que luego salen a la calle y zurran , y después llegan a casa y le cae paliza/bronca a la fémina de turno ... Así que no sé yo si la terapia es para " desfogar" o para incrementar... ya que está hecha aflorar...
Creo que es ésto último.
Pero vamos, igual me confundo. Nunca ví un partido.

Un besote carnavalero y festivo. Mañana es mi cumple. Y me piro de viaje a los Madriles .


¿ Y el tuyo cuándo es?

la-filistea said...

Ala puchica!!!

Jamás me lo hubiera imaginado como empezó este purrun de los Hoolingans.

Más interesante aún pensar sobre el alcohol y el efecto que produce en "ciertas circunstancias" (personas desempleadas en este caso). Aunque también impotencia también lleva a actuar violentamente..

Espero la segunda parte Kontra...
Y éxitos donde sea que su "verdadero yo" vaya a escribir! (tiene una lectora más)

el Kontra said...

Patricia: Hay le cuento en donde aparecerá el crío de mi verdero yo.
Saludos

Pro: Pues dos que tres, porque el efecto es el mismo en los aficionados pero el hooligan es un animal distinto. Saludos

Verbo... estoy de acuerdo pero algunos se merecen dicho desahogo otros no. Saludos

Femme: Oye pues felicidades que la pases bien por los Madriles mañana sabrás cuando es el mio :)

Filistea: Ja! Viera usté, es grueso el purrun ese, grazie por los exitos se los haré llegar a aquel :)

Cristian Mejía said...

Leyendo tu estudio (casi tesis) con relación a la violencia me recorde de un terrorista del deporte guatemalteco; "El Pirulo".
Ese tipo que dirige a la porra roja, que mueve a un grupo y que en su programa radial incitaba al odio y a tomar "acciones". Los juegos de nino tienen dos funciones sociales, el entretenimiento y la practica de alguna destreza, cuando la cultura agrega esa dimensión de violencia al juego hecha todo a perder. Alguna vez la hice de "coach"en un equipo de adolescentes y me asustaba la forma en que los padres de familia se comportaban,( como unos energumeros)incontrolables e irresponsables. Al final felicitaciones por tu magnifica ejecución de este temilla significativo.
Y de paso, Que vivan los Cremas y !Hala Madrid! y rojos y cules ... ya vez la cultura de la violencia.

el Kontra said...

Quiondas Cristián, gracias mano. Si vos aquí en Guate también tenemos nuestros energúmenos, pero no son solo estos des las gradas, yo todavía estoy esperando que le pasen revista a los verdaderos responsables de la tragedia del Mateo. Saludos!

Shoplifter-Davide said...

Bueno no se pienso que todos tenemos algo de Hooligan, yo soy fiel seguidor de los 3 equipos que amo y si me molesta cuando pierden y que de paso hagan burla cabal como decis, pero como siempre ando solo o con otro que nada que ver con el football la cosa queda ahi no mas, creo que a lo mejor reaccionaria de esa forma al estar ya con mas personas, en fin...

Shoplifter-Davide said...

El celebre Millwall para variar entre los disturbios y eso que no era contra el West Ham, ahora bien date cuenta que la cosa ha sido mas controlada en el Reino Unido pero se les salio de las manos en España e Italia y peor Turquia.

el Kontra said...

Quiondas m8, si vos de eso que hablas es de lo que voy a hablar en mi último post sobre el tema cuando salga... sepa cuando! Saludos.