No se por qué estoy aquí... ¡¡¡pero aquí estoy!!!

Monday, May 4, 2009

Ludus Magnus



La paliza que el Barcelona le propinó al Real Madrid no fue la única destacable del fin de semana. La que Manny "Pac Man" Pacquiao le dio a Ricky "the hitman" Hatton fue el verdadero centro de atención de los apostadores y los fans del boxeo alrededor del mundo. Ni el circuito cerrado puede contra el internet y la docena de páginas que dan en transmisión simultánea o diferida el evento. Se sacrifica un poco la calidad pero igual se aprecian los pijazos. Vaya pelea. Menos de seis minutos bastaron para que el filipino se impusiera y dejará en la lona al inglés sin ninguna posibilidad de recuperación. Sin embargo, después del primer minuto quedó claro que Pac Man iba a dominar. Uno creerá que la experiencia lo mejora a uno pero en el boxeo la experiencia se traduce a un mayor número de morongazos recibidos y que a la larga parecen afectar más que ayudar al boxeador. No se entiende como un veterano como Hatton a meses de su gran pelea contra Pacquiao cambie de entrenador y por ende cambie de estilo. Y fue precisamente esa circunstancia la que prevaleció en la pelea, no tanto el físico y la maña, no tanto los desatinados jabs de Hatton y los destructores ganchos de Pacquiao, lo que más se noto es la mano del entrenador: los ocho años que Freddie "la cucaracha" Roach ha invertido en Manny contra los meses de adoctrinamiento que Floyd Mayweather papá le dio a Ricky. Knock out en el segundo asalto, el filipino con los brazos en alto y el inglés en la lona. Más que los luchadores, los boxeadores son los verdaderos gladiadores del presente, tipos que se rifan el físico y en ocasiones la vida por llevarse un gran botín y por la gloria de ser los mejores, pero todos siguen dependiendo de su esquina, del tipo que no les enseñó como pegar pero si como ganar y una vez ganan suelen olvidar a su maestro.


Como inadecuadamente lo presenta Gladiador de Ridley Scott y más acertadamente lo hace Espartaco de Stanley Kubrick, la formación de gladiadores romanos era un proceso complejo y elaborado pero siempre destinado a generar el más alto nivel de "espectáculo" para un público y emperadores sedientos de sangre. Los gladiadores era formados en escuelas llamadas Ludus (Ludi en plural) siendo el Ludus Magnus de Roma la más grande y espectacular de estas. Llegó a albergar a casi veinte mil gladiadores en sus mejores años. Existían dos tipos de gladiadores: los esclavos y los llamados "voluntarios pagados". Los esclavos eran por lo general soldados de ejércitos adversos a Roma que eran capturados en batalla. Un gran número eran judíos atrapados después de la revolución de estos a mediados del primer siglo d.C. y muchos africanos que eran atrapados en expediciones romanas en aquel continente. Los esclavos eran comprados y marcados por sus dueños por lo general con algún tatuaje en la cara o las extremidades. Aquellos en mejores condiciones físicas eran enviados directamente a Roma, el resto a escuelas menores alrededor del Imperio. Luego estaban los llamados voluntarios pagados, hombres y mujeres (sip ellas también llegaron a participar en las arenas del coliseo) que prácticamente llegaban a inscribirse a las Ludi. No les pagaban dinero, pero les daban un techo, comida y un oficio. Los estatus se mantenían dentro de las escuelas, no estaban todos los gladiadores arrojados en una celda, se mantenía un sistema de clases y la única forma de escalar dentro del mismo era el éxito que se tenía en la arena.

La formación de los mejores gladiadores se podría decir que era profesional. En sus inicios estos eran entrenados generalemente por ex gladiadores que habían sobrevivido para retirarse y habían obtenido beneficios a cambio. Estos adiestraban a sus pupilos en cuestiones básicas, sobre movimiento y uso de armas. Mantenían todos una dieta rica en proteínas en un inicio y de sobrevivir e ir adquiriendo fama esta se balanceaba en carbohidratos. Los gladiadores de mejor reputación, si bien mantenían un estatus de esclavos o propiedad "voluntaria" de algún dueño de escuela o dueño de gladiadores gozaban de un mejor trato. Se conocen casos de escuelas donde existían áreas sociales con baños de vapor, alacenas para vino, comedores e incluso prostibulos. El entrenamiento de estos exitosos gladiadores era otro. Esta vez dirigido por ex soldados romanos, centurias, que se ocupaban en afinar los reflejos de los gladiadores, técnicas defensivas más que ofensivas y como prioridad enseñarles como sobrevivir.


Una vez afianzados como celebridades del Coliseo Romano se les presentaba la opción a muchos gladiadores de retirarse con ciertos beneficios, en particular obtener su libertad y abandonar así su estatus de esclavos o de propiedad. Muchos, sin embargo, aceptaban una segunda opción que era la de seguir siendo gladiadores por un período más. Siempre bajo la propiedad de su dueño que esta vez les conseguía los mejores entrenadores, verdaderos maestros de pelea y sobrevivencia. De sobrevivir este período el gladiador era recompensado no solo con su libertad sino también con el estatus de ciudadano capaz de adquirir tierras y tener un negocio propio. Pero lo que más tentaba a estos era la gloria. Al igual que los boxeadores de hoy o los luchadores como el personaje que Mickey Rourke encarna en El Luchador de Darren Aronofsky, el botín de oro al final de la pelea es lo de menos, son los aplausos y escuchar su nombre coreado por las multitudes la principal inyección de adrenalina para estos. Es esa la droga que los mantiene una y otra vez regresando a la arena o al ring rifandose el físico y la vida. Una droga tan fuerte que ni los entrenadores, los grandes maestros, pueden hacer algo contra esta. Mientras el público aplauda y coreé los vergazos no cesarán.


Fotos: Pacquiao vrs. Hatton; las ruinas del Ludus Magnus iniciado por el emperador Domiciano y terminado por Trajano; maqueta sobre como este se cree que era. Gugul.




PD: ULTIMA HORA: el que ríe de último, ríe mejor... aunque sea con cirugía, el responsable detrás de las ventas de mascarillas... cachado.


8 comments:

la-filistea said...

Bueno son dos partes!
El que ellos escuchen corear su nombre, y la parte fundamental: las ganas de los espectadores de ver el show!.

Recuerdo que pasé una etapa deborandome libros de Asesinos en serie, de cosas que no eran agradables leer. Y esperaba los viernes para ver el boxeo, algo amateur el boxeo, porque los chavitos todavía no eran muy famosos.

Y me acuerdo de un golpe que le dieron a un colombiano cerca del ojo, que se fue hacia atrás y la mirada se estanco como en el vacío. Luego uno de los que estaba cerca de la lona se reía de gusto!.

Esa escena me quedó grabada y se me erizaron las entrañas... De ahí me pregunté ¿cuál era mi necesidad? que estaba satisfaciendo al ver esto? Por eso siempre he dicho que hay cosas intrínsecas en el ser humano, que nos hacen comportarnos como los peores depredadores visuales.

Pinche morbo
:o)
Saludos Kontra!

Julio Serrano said...

Que onda Kontra, mano yo siempre paso por acá pero ya sabe usté que no siempre deja uno el comment vaa... fijo rex, la interacción, el cruce, siempre nos leemos y siempre nos dejamos pensando tonteras, aunque ese siempre no sea siempre, esa condición de permanente confusión es la mera tos,

un abrazo transero compapas

Femme d chocolat said...

Toma ya! Al segundo asaltoooo?


ja!,

se le está bien... digo, por haber sido tan ingrato de olvidar a quien le encumbró.
Aquí tenemos un refrán que siempre me gustó mucho "Es de mal nacido no ser agradecido"



Freddy la cucarachaaaaaa?, jajajjajajajaajjajajaajajjaja ¡¡¡¡¡¡ QUÉ GENIALl!!!!, no me digas!, si es que le va que ni pintado, parece talmente de novela negra, tiene un aire tan....tan a barriobajosuburbial, jajjaja tan a Bronx, tan undergrund, tan...yo qué sé!, jajajajjajajajaja
Qué crack!

jajaja

Pues no sabía lo de que hubiese mujeres gladiadoras, kontra, caray lo que se aprende viniendo por aquestos lares . Lo del status y eso, más o menos sí, (aunque no en tanta profundidad) Ví una peli una vez que parecía bien documentada en ese aspecto. Pero la verdad, no sabía tanto.

JAJAJ , BUENÍSIMO LO DEL jACKSON, yo también creo que ha sido él , que como ahora anda medio arruinado, pergeñó(= maquinó, tramó, ideó) un complot, jajajaja !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Un besote gordo, entre risas.
(Hay que tener prevención para entrar aquí; algún día me caeré de la silla en pleno ataque de risa, y veremos a ver quien viene a rescatarme mientras estoy con las patitas pá´rriba cual talmente una "cuca"!!!!!!!!!!!!!!!

^_________^ )

Johan Bush Walls said...

Maestro, me llega su rollo, ese de andar mezclando todas las cosas, de armar un buen despepute y que todo tenga sentido.

Salú pue.

Nancy said...

Hoy sí me sentí ignoranta va. Mire maestro Kontra que post más interesante, no lo digo por el fut ni por el box, porque ni le atino. Me encantó todo el rollo de los gladiadores. Este ha sido de mis favoritos.
Apapachos, aplausos y una olaaaaa

el Kontra said...

De acuerdo Filis, el pinche morbo es la demanda de un público que no ha cambiado mucho en comparación al romano. Saludotes!!!

Quiondas Julio, cabal, vos lo has dicho pero son precisamente esas transas de preguntas y respuestas, esas que en su momento nos legó Socrates con su ironía "Sólo sé, que nada sé" que nos llevan de un estado de confusión a otro más elevado pero más confuso. Es así como pueden trascender nuestras palabras como lo han hecho las de él.
Abrazo men!

Femme: no os preocupeis mi querídisima que si caes la la moto siempre está encendida y en menos tiempo que una canción de Battiato o la descarga de un libro online, estoy ahí! Besote!

Johan: Gracias master a mi también me llega el suyo, eso de andar contando pajas y yo que me las creó, esque las cuenta muy bien master!

Maestrísima del paint, los apapachos y los premios: Ignoranta? es imposible siendo una Maestrísima de tu talla, me alegro que te haya gustado Nancy. Abrazoteeeee!!!!

femme d chocolat said...

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh, ¡eso me gusta!, sí,me consuela saberlo!

Voy a ponerme el traje motero pues ^_^


un besote

el Kontra said...

Jajaja... el motor está encendido :)