No se por qué estoy aquí... ¡¡¡pero aquí estoy!!!

Thursday, January 22, 2009

2 de 12 (que van)


Seguíamos en cuarto bach, no habían pasado míseras tres semanas desde que descubrimos el Tattoo Studio Masdeu en donde Byron marcó para siempre la piel del fotógrafo y la mía con su aguja motorizada. No había ni mierda que hacer en el cole, pues, había que estudiar pero que pizados, al menos a mi me reKontra pelaba la estaca. Iba camino seguro a dejar cuatro clases. Me daba sueño solamente pensar en la tabla periódica de los elementos en Química. Por más que practicaba hacer derivados en álgebra no le atinaba a uno. En física me llamaba más la atención la biografía de Newton que sus leyes y su aplicación. En ese entonces las únicas curvas que me interesaban eran las de Lorena Herrera, la chavita aquella de "Salvados por la Campana" que se empelotó para Showgirls y las de mi maestra de inglés, las curvas de probabilidades en estadística me sobraban. Iba para la mierda en el cole, pero a la vez me la gozaba y entre tanta irresponsabilidad y chingadera decidimos volver a visitar a Byron.

Esta vez le tocaba al gringo y a mi otra vez, fui el primero al que la adicción por los tatuajes afectó. Regresamos pero ya eramos un grupo mayor, nos acompañaban curios@s intrigados en conocer el mundo de los tatuajes y el estudio de Byron. Vari@s hicieron cita para hacerse cualquier chingadera. Ellas un unicornito, una florecita, una lunita. Ellos... ellos... la verdad es que ellos eramos solamente el fotógrafo, el gringo y yo, los demás broders rajaron (o fueron más sensatos) y no se decidieron por un tatuaje.

Ni puta idea que se tatuó el gringo, fue un sol o algo tribal en el muslo. Yo ya tenía un diseño, quise darle más simbolismo y aunque no leo el horóscopo ni soy fan de Urbano Madel me decidí por el símbolo de piscis a colores con estilo griego y en la cadera derecha. (foto). En comparación al primero, este no dolió tanto. Así cayó el segundo y ese mismo día estaba ya craneando el tercero... ¡un adicto más!


PD: Mario Cordero publicó un interesante post en su Diario Paranoico, en donde en un mundo virtual como el nuestro, los blogs vienen a ser una importante fuente de información que obliga a los medios escritos a ponerse las pilas. Pués no es por hecharme flores, pero hasta cierto punto da gusto ver que un columnista hoy discute lo mismo que discutimos en el Calzoncitos, Barra Show hace una semana, más formalito (obvio) pero siguiendo la misma línea.


12 comments:

Miss Penny Lane said...

pinche adicción... después del último, que fue una sesión de 4 horas!, entre llantos le dije a mi Negra que era el último que me hacía!!!! pero al rato ya estaba viendo cómo completarme la pierna!!! wuajajaja....
Yo más bien fui víctima del brother de Byron. Masdeu me quedaba a la vuelta del colegio, por allí por el Parque Colón... y allí empezó la perforadera también.... 15 perforacinoes después sigo pensando en dónde...

El Aguafiestas said...

Qué interesante aventura. yo nunca me animé, no nací para el dolor del piercing. Saludos.

Isla said...

Yo no tengo tatuajes
pero de tatuarme
seria solo una letra.

besos

el VERDE !!! said...

no desestimo llevar al centro de mi espalda, en la parte alta... algún diseño celta, en verde, X supuesto.

Saludos !!!

Johan Bush Walls said...

Hey maestro, no es que uno sea paranóico, pero ese chavo que escribió en el Siglo hasta pudo haberlo plagiado, jeje. No me culpe, últimamente el rollo de los plagios me da vueltas en la cabeza.

Con los tatuajes, de plano, debe ser una adicción, algo sado, para que se antojen más.

Salú pue.

Nancy said...

¡Piscis! Ese es mi signo, y aunque tampoco leo el horóscopo vivo piscis... eso sí, como dijiste porái, con tenis.
:o)

femme d chocolat said...

Ah,qué bueno, eres piscis también , como yo? ^_^

Ahora entiendo de dónde viene lo de KONTRA ^_^, JAJAJAJA


Puff, pero lo de los tattoo debe de doler, no? O no es para tanto?

Un abrazo, con aspirina, por si acaso

el Kontra said...

MPL: Mis respetos vos, yo también pasé por una de esas sesiones y son de la gran diabla, ahora bien lo de los piercings me llega pero solo ver jajajaja... Abrazote!

Aguafiestas, es de pensarlo bien mano, pues como dice Miss Penny Lane, es adictiva la cosa. Saludos men!

Isla: ¿Y que letra sería? Besos!

Verde: Jajaja... claro faltaba más, otro color sería inaceptable. Saludos mano!

Master de lo Pajero: Así es usté es adictivo pero yo soy más bien masoco me llega ese dolorcito. Pues a saber si fue plagio, igual yo ahí tengo mis licencias kopirrait para protegerme. Salud maistro.

Jajajajajaja... Nancy hoy si me hiciste reír, cabal piscis pero con ténis, buenísima onda.

Femme d chocolat: A mi me gusta ese dolorcito, es una de las razones por las que me encantan los tatuajes. Abrazotes!

femme d chocolat said...

Si, obvio que tiene que haber un punto de placer ahí. Yo, la verdad no tengo ni idea, no llevo ni piercings ni tattoos ni nada, pero me imaginaba que era un dolor ""llevadero"", ahora veo que , incluso, placentero


^_^

PROSÓDICA said...

ala que rogado y amishado don Kontra, yo decía que de una vez nos enseñara todos jajaja con video si se puede? jajaj (son bromas).
Yo si creo en esas ondas del Zodiaco, me llegan, aunque no sé si me tatuaría mi signo.

En lo personal, me parecen sexys los tatuajes... pero así con medida, que se vea también un cachito de piel.
abrazos

Miss Penny Lane said...

ja! quién dice que es placentero el dolor? yo soy una rechillona!! siempre que me van a poner una inyecciòn o sacar sangre soy de las que sale huyendo por la retaguardia...
habría que analizar eso.... a mí lo que me gusta es observar mis tatuajes.... me encanta observarlos... sólo verlos me llena de alegría! pero el dolor sí mi ovario!!

el Kontra said...

Femme: Pues bueno, se me sale lo masoquista :)

Prosódica: Nada que ver vos, subí un video así pero marcó historia al ser prohíbido en internet pues era muy candente y varios servidores no soportaron y se chamuscaron, todavía me busca la CIA, la KGB y la Cicig por eso escribo con pseudónimo. :)

MPL: Mis respetos porque si duele, pero a mi si me llega ese dolorcito y el ruidito de la aguja motorizada también. :)