No se por qué estoy aquí... ¡¡¡pero aquí estoy!!!

Tuesday, January 6, 2009

de plomazos y amores

Los plomazos.


Entre noviembre y diciembre transmitieron por el cable la miniserie Generation Kill (Generación Asesinar). Fueron siete episodios que muestran las experiencias de un reportero de la revista Rolling Stone junto a un pelotón de reconocimiento durante la invasión a Irak del 2003. La serie esta basada en el libro del mismo nombre que el reportero Evan Wright publicó en 2004. Claro las adaptaciones de un libro a la tele o a una película suelen agregar pinceladas de ficción para "no aburrir". Sin embargo, la miniserie es un acertado acercamiento a lo que fue la presencia de las tropas terrestres en aquel país hace ya casi seis años.
Existe un gran parecido a la línea que Sam Mendes adoptó con su película Jarhead (Cabeza de Frasco - mote para los marines rapados) del 2005 que trató también sobre Irak, pero en ese caso la invasión Tormenta del Desierto de 1991. Dos generaciones distintas separadas por una dozena de años pero a la vez muy parecidas. Los patojos marines, entre 18 y 25 años, los idealistas "venimos a liberar este país"; los trigger-happy machos (que felizmente aprietan el gatillo) "balas y explosiones... ¡que viva!"; y los que simplemente no tenían otra cosa mejor que hacer "al regresar pago mis estudios; pongo mi negocio; me caso con mi novia de toda la vida". No es una serie de acción sino un relato de como fueron las cosas. Destacadas participaciones del sueco Alexander Skarsgard; James Ransone; y Lee Tergesen como el reportero de la Rolling Stone.

Los amores.


Pocas cosas buenas en las noticias: Escuela bombardeada en Gaza; el alud en San Cristobal, Alta Verapaz; la crisis financiera sigue... pero una lucecita entre tanta oscuridad.

Al regresar a Hannover, Alemania de unas vacaciones en Italia, Mika de 6 años le contó a su amiga Anna-Lena de 7 añitos que en el sur hay más calor que en Alemania. Maquinaron una idea para escapar del frío pero no a Italia, más al sur ha de haber más calor atinadamente pensaron y decidieron fugarse al Africa para, que más, casarse bajo el sol. Grandes los pequeñitos, incluso le avisaron a la hermanita de Anna-Lena, Anna-Belle también de 7 que fuera su testigo.

Los tres bepis, salieron temprano de la casa donde pasaban las vacaciones con sus padres afuera de Hannover. Equipados de sus respectivos abrigos contra el frío pero listos para el sol africano, los tres llevaban lentes de sol :)

Lograron llegar hasta la estación de tren en donde despertaron sospechas (tres nenes solitos con lentes de sol en una gran estación de trenes), las autoridades fuero alertadas y llevaron a los enamorados con la testigo a la jefatura mientras llegaban los papis. Al llegar estos los nenes dijeron que posponen sus planes para cuando sean más grandes.


PD1: Varias moralejas quedan de la historia de los alemancitos, que el amor no tiene edad y que no debemos subestimar la inteligencia de los chicos. Pilas pilas.

PD2: En lo personal, esta historia me convence que si el Congreso de Guate fuera regido por menores de 10 años, al menos avances tendría.

PD3: ¿A dónde se fue el sol?


8 comments:

Patricia Cortez said...

una de mis películas favoritas en mi ya lejanísima adolescencia era "a little romance" donde una jovencísima Diane Lane se escapa con su noviecito a darse un beso bajo el puente de los suspiros...
deliciosa infancia,los niños son muchísimo más listos de lo que creemos.

la-filistea said...

Exacto, a un niño nada se le escapa, si no acordémonos cuando éramos güiros, estabamos al pendiente de todo.

No sé si has visto la película Flags of Our Fathers, junto con Jarhead, es una de mis favoritas aunque la primera mucho más cruel.
Una de las cosas que me parecen buenísimas de Jarhead, es cuando entrevistan a los chavos en el campo de guerra, como todos tratan de decir que les vendieron ideas.

Es una lata yo no tengo el HBO, me hubiera gustado ver la serie! Para más en Guate tenía y no me perdía Oz..(qué gruesa era yo).

el Kontra said...

Ya corregidos los typos, sorry (son las carreras).

Patricia: Como que lejanísima, la juventud se lleva dentro, estoy de acuerdo yo no quiero crecer más. Saludos, hay le escribo luego. Saludos.

La-Filistea: Si la vi, aunque te reconozco que me llegó más Jarhead, es sumamente real, el elemento sico-sociológico que aborda me llega mucho. Los cuates no se querían ir de la guerra sin disparar sus armas y al mismo tiempo no querían estar ahí.

Yo también vi religiosamente OZ, pero ya la bajaba por internet, siempre presentes el locazo de Tobias Beecher y no puede faltar Adebisi, el pizado más malvado del calamako.

Nancy said...

Yo no soporto las películas de guerra y donde hay sangre (y menos si son gringas). De verdad ya no estoy para esas cosas. Dice Moscardón que soy de hierro, pero soy de lágrimas porque con nada me derrito.
Ah, en cambio me saboreo esas hermosas historias de amor. Qué historia más hermosa. Es cierto Kontra, los niños son muy inteligentes, pero en las escuelas y colegios se empeñan por atrofiarles la imaginación...
Apapachos

JOHAN BUSH WALLS said...

Los niños son inteligentes maestro Kontra, algunos hasta parecen seres humanos, jeje, es una lína de Les Luthiers.

Por otro lado, postea usted como desesperado, dice abajito que vuelve, pero si yo veo que nunca se fue.

Salú por eso maestro. No pare, sigue, sigue.

el Kontra said...

Si Nancy, el problema es que la guerra nos la topamos por donde sea, pero seguimos sin aprender. Tierna la de los niños.

Master Johan, buena onda, Les Luthiers jajaja... Es que llevo mucha basura en la cabeza y la estoy almecenando aquí.

Gracias por la del Tiburón, salud.

Verbo... said...

Me gusta eso del perdonar y ser perdonado, pero muchos lo ven como debilidad, yo lo entiendo como virtud en medio de un vacio.

besos

M.

el Kontra said...

Errar es humano y perdonar divino. Creo que es una cuestión de maduración, besos.