No se por qué estoy aquí... ¡¡¡pero aquí estoy!!!

Friday, June 12, 2009

Haneke: La pianiste



Hasta la fecha existen dos películas que me han perturbado al mismo tiempo que me parecieron excelentes trabajos cinematográficos, La pianiste (La Pianista o la Profesora de Piano, según su traducción de su título en inglés) es una de ellas. OJO, no se debe confundir con The Piano (El Piano) de Jane Campion ni con The Pianist (El Pianista) de Roman Polanski, las tres muy buenas películas pero La Pianiste de Michael Haneke se encuentra en un mundo aparte. La primera vez que vi La Pianiste fue en el 2002 junto a varios estudiantes de cine. Varios de los presentes, casi una tercera parte abandonó el salón antes que finalizara la película. Tres años después, a pesar de mis advertencias, la insistencia de mi compañera en ese entonces pudo más y la fui a ver una segunda vez a un cine en el corazón de la zona roja de una gran ciudad, al menos esa fue la intención. Tal como lo imaginé, ella no aguantó y junto a otras personas presentes abandonamos la sala mucho antes de los créditos finales. Las otras veces que la he visto, como hoy, fue en la comodidad de mi pieza y en la pantalla de la compu. Les cuento esto con el único objetivo de dejar en claro que esta es una película difícil de ver, putamente difícil de ver. A pesar de esto, La Pianiste es una excelente realización fílmica.

Erica Kohut (magistralmente interpretada por Isabelle Huppert) es una profesora de piano de unos cuarentaytantos años que aún vive con su madre (magistralmente interpretada por Annie Girardot) quien la trata como si esta aún fuera una adolescente malcriada. Erica es una mujer fría con un look anticuado, totalmente carente de gracia, una auténtica papa sin sal como diría la mara y la relación con su controladora madre es una de amor-odio. La película se desarrolla principalmente entre el apartamento de Erica y su madre y en el conservatorio de música donde Erica da clases y trata a sus estudiantes fríamente y en ocasiones con desprecio. A pesar de esto vemos como Erica hace su tiempo para darse sus, y digámoslo con una buena onda exagerada, gustitos. Con horror o escándalo observamos como Erica da rienda suelta a sus deseos y placeres sexuales a través de medios siniestros, sórdidos y aterradoramente extremos. Un día conoce a Walter Klemmer (-y sí, se viene la tripleta - magistralmente interpretado por Benoit Megimel) un arrogante pero talentoso jóven que caprichosamente se enamora de Erica. Al inicio ella lo desdeña hasta que empieza a enamorarse de él y decide darle una oportunidad que degenera en una enfermiza relación masoquista que la afecta a ella física y psicológicamente.


El Marqués de Sade una vez dijo "que el camino al placer pasa por el dolor" y el pornógrafo Christoph Clark una vez dijo "es a través de nuestras más depravadas perversiones que nos damos cuenta quienes somos". Bueno, habría que pedirle a Erica Kohut su opinión sobre la vida, las relaciones y el placer sexual. Eso si para los creyentes una buena persignada antes que ella conteste (para los no creyentes les diría un shot de aguardiente pero no se si todos toman). Sin embargo, La Pianiste no se trata sobre la represión sexual ni tampoco sobre lo engañosas que son las apariencias. Si esa es su conclusión hay que ver más peliculas de Haneke o (me tiro flores) leer de nuevo los tres posts anteriores. La Pianiste presenta a través del shock (y vaya shock mas hijueputa) una nueva crítica a la hipocresía de la sociedad media-alta urbana. Ninguno de los personajes en la película pertenece a un estrato social obrero o blue collar o "de la prole". Al contrario todos son de clase media, media-alta e incluso alta, esas familias de "nombre viejo" como se les dice del otro lado del charco. Todos viven en un mundo cómodo, un mundo de saludos, sonrisas y buenos modales. Haneke nos demuestra a través de Erica el lado oscuro (por no decirles la boca del lobo) detrás de esas sonrisas y buenos modales. Es casi político el asunto: la Austria de Jörg Haider (líder de la extrema derecha de aquel país) o la Austria de Haneke y Jelinek (Elfriede Jelinek, premio nobel de lite. 2004 y autora de la novela en la que se basó esta película).


Al igual que las anteriores películas, La Pianiste está excelentemente confeccionada, pero fluye mejor que las otras tres ya mencionadas. Luego, como pudieron notar, los actores son realmente sobresalientes. Cada uno tiene la capacidad de pasar de un extremo a otro en diferentes partes de la película: de la frialdad a la amabilidad; de la locura a la ternura; de la atracción a la repulsión. Ahora bien, la gran pregunta que ya ha hecho Ixmucané en su bló es sobre la necesidad de recurrir a la violencia extrema o en este caso a las imágenes de shock para transmitir un mensaje. Pensando en su obra, ¿Son realmente necesarias ciertas escenas para lograr la crítica que Haneke hace de la sociedad, la represión, las relaciones, las comunicaciones, la discriminación?

Personalmente creo que hay ocasiones en que una terapia de shock es necesaria. Pensando no solo en un individuo sino en una sociedad, pareciera que es necesario irse a estos extremos para despertar a las personas de sus vacaciones mentales y lograr que se cuestionen no solo sus vidas sino su rol en la sociedad no como clase sino como ciudadanos: parisinos o franceses; vieneses o austríacos; capitalinos o guatemaltecos. La clave, sin embargo, es ver más allá de ese shock o esa violencia. Es vernos retratados en Erica Kohut, en su madre, en Walter Klemmer y tomar una decisión para cambiar y mejorar como personas y como miembros de la sociedad a la que pertenecmos. Es la oportunidad de liberarse del yugo del conservadurismo hipócrita y de apariencias, de un status quo opresor de la misma forma en la que nos gustaría que Erica se libere de los controles cuasi-dictatoriales de su madre y así tal vez logre tener una vida más plena. El cine de Haneke hay que verlo más allá de las imágenes y entenderlo más allá del díalogo. Es un cine que debe ser apreciado no con los sentidos sino con el alma y es por esta razón que creo que el mismo resulta no ser apto para todo público.


PD: En el transcurso de buscar Das Weisse Band, la ganadora de la Palma de Oro a mejor lica, me encontré con otras dos licas de Michael Haneke. Pero esas tal vez quedarán para otro momento, cuando vea la mentada ganadora les contaré.

PD2: Desconoxco la agenda para el fin de semana, pero espero que se lo pasen diahuevo, yo estaré aquí frente a la pantalla, chambeando, pero en los breaks me pasaré por sus covachas virtuales para ver que se cuentan. Saludos a tod@s... menos a mi obviamente ;)

15 comments:

femme d chocolat said...

Uf, kontra, no sé, sólo puedo decir algo: cada vez abomino más a la gente cruel. NO PUEDO CON ELLA

LA CRUELDAD, LA FALTA DE EMPATÍA, DE SIMPATÍA ... EN UNA PALABRA: DE PIEDAD es lo que hace que yo sea capaz de cambiarme de acera, o de territorio si es que me los cruzo en el camino. De darles la espalda , literalmente

No, lo siento muchísimo, pero no puedo con la crueldad mental, y la falta de empatía, venga de quien venga . La vida me enseñó duramente a aborrecerlos con toda mi piel .

Y los aborrezco

La crueldad es prácticamente la única cosa en el mundo que no sería capaz de perdonarle a una persona.


Beso

KiuBaS said...

pues no he visto esta pelicula!! pero me parece buena! la voy adescargar en internet a aver q m parece pz!

ixmucane said...

Muy buen análisis. El shock, este elemento brechtiano, no había pensado en ello. Tienes razón.

Ahora bien, comparando notas, lo que dices del masoquismo, pues a mí me pareció extraño que ella tuviera casi todo el tiempo esa expresión tan fría, principalmente en la escena donde él al final acepta "darle gusto", aunque de una forma nada erótica. Así que en ese entoces, después de verla, me fui a una biblioteca y le eché un ojo a la escena en la novela, y decía que ella estaba extrañada de que no hubiera sentido nada. Al parecer a través del dolor ella buscaba volver a sentir, porque lo había desaprendido. Estaba hecha una muro de orden y disciplina. Y su única posibilidad de revivir no funcionó. Qué triste.

Definitivamente es una película muy dificil de ver, y es de admirar que la hayas podido ver tantas veces.

Mucha suerte en tu chance, y felicitaciones, te quedó bien el tríptico de Haneke.
Un abrazo des-atado.

Nancy said...

Ay no no no no no... yo no necesito shocks... prefiero por las buenas, papaíto. No creo soportar una película así. Lo reconozco, soy una gran cobarde.
Apapachos

Verbo... said...

Ya quiero verla, voy a buscar algo en youtube.com

Besos.

el Kontra said...

Femme: El problema son aquellas personas que disfrutan de la crueldad ajena y la propia. Resulta durísimo entender eso, pero existe.
Besote.

KiuBas: La lica es muy buena, pero ojo que no se digiere así nomás. Saludos.

Ixmucané: Exacto, esa esa escena que dices es la que guarda secretos, Erica era ya capaz de sentir nada prácticaemnte física ni emocionalmente eso también explica el final como busca inflingirse dolor (en el corazón literalemnte) casi como una forma de decir... me rompiste el corazón.

No se a pesar de lo cruenta que es, uno puede encontrar cierta simpatía y lástima por ella.

Y que te puedo decir, las vi por amor al arte... o seré yo también masoquista ;)

Abrazos con "shock" ;)

Nancy: la mera verdá tu... no te la recomiendo es muy muy dura. Besooo

Verbo... Hay varios clips pequeños en youtube, allí te puedes dar cierta idea. Besos.

Nicté said...

bien, que te digo, que me gustaría mucho verla.
la perversión es mi compañera, pero no es necesario lastimar para inflingir dolor y esas heridas son más crueles.
la verdad es que mi conexión es lo ma´s lento del mundo, pero me encantaría verla

Caro Pé said...

"Es la oportunidad de liberarse del yugo del conservadurismo hipócrita y de apariencias, de un status quo opresor"

Salu2 Kontr@a!
jaj

La tengo pendiente hace AÑOS a esta peli

el Kontra said...

Diosa de lo erótico: la conección lenta permite disfrutarla más ;)

pero ojo, la peli más que sexual es perversa in extremis así que aguas.

Abrazos


Carissima Caro Pé: ¿y que estás esperando querida? ;) que estes muy bien, que le hiciste al tercer bló, ¿finito? y bueeee... objetaremos desde la llanura y perderomonos en el Pastiche :)

Beso

Nancy said...

Kontrita
Tengo un premio para ti en mi blog... es que quiero saber algunas rarezas más de tu personalidad, jajajaja

Isla... said...

Alabados sean los encuentros apasionados y libres.

Un beso.

caropé said...

¿Qué pasó Kontr@?

Kontra! Despierte! Se quedó pegado a la profe?

¿vicio?jej!

el Kontra said...

Mil gracias por el premio Maestrísima del Paint, los Apapachos y los Premios, un abrazoteeeeee.

Isla... ¡¡Amén!! Beso

Cara caropé (un cambio eh?): Al final la profe Erica le dice a Walter te he estado esperando (toda una vida) y eso me pega duro, porque yo también llevo ratos de estar esperando a alguién como ella (sin los extremos sadomasoquistas claro).
Mucho laburo querida, hay te paso a visitar cuando pueda. Abrazo.

Shoplifter-Davide said...

Esta si la vi, y recuerdo que salio en la epoca en que estaba de moda The Pianist de Roman Polanski por lo cual la confundia mucho con esta, interesante el rollo de la maestra que no puede vivir sin el cuate este que practica hockey, me impresiono lo que le dice que la golpee le haga cualquier vejamen pero que no la deje, vaya si no era sumisa de primera, lo que me gusta de estas licas es la forma tan cruda y explicita con que te ponen las cosas.

el Kontra said...

Si vos es gruesa la lica, pero a mi me pareció muy bien hecha bastante existencial.

Saludos m8!!!