No se por qué estoy aquí... ¡¡¡pero aquí estoy!!!

Thursday, July 2, 2009

El Flaco Explosivo


De chavito "entrenaba" fut en parte por mi viejo que jugó brevemente en la mayor nacional. Sin embargo, mi otra "actividad extracurricular" era el boxeo gracias a dos tíos un cacho trabados (dos Rambos frustrados) y a el "entrenador", el viejo loco de William Yaeggi (qepd). Solo los fines de semana tenía tiempo para fregar la pita de ahí de lunes a jueves por la tarde o estaba en el Campo Marte en aquellas mega chamuscas con unos cincuenta wiros en la cancha y unas seis pelotas o sino en el gimnasio Atlás en la zona 5, el de Don Güicho en la zona 9, o en el changarro del Clay en la zona 2. Para mi entrenar boxeo bajo las direcciones de aquellos "Comandos de Fachada" consistía en dos cosas: recibir unas grandes pijaseadas por pisados del doble de mi tamaño y peso y luego pasar platicando de boxeadores. Me recuerdo que a veces ponían videos de aquellos y los mirabamos y ellos (los adultos) se levanataban a brincar y querer imitar la pelea que acababamos de ver, claro yo por lo general hacía el papel del perdedor. Pinches pizados. Tampoco crean, tenía protección puesta, claro esta era del tamaño de ellos lo que significaba un estorbo más que una ayuda para mi. Pero el sparring improvisado que hacíamos era una parte de la historia, la otra eran las pláticas sobre boxeadores que ellos tenían y yo escuchaba (¿que pensaron? que un chiris de 8 años opina entre ese montón de gorilas). Dos nombres eran los meros meros de los peleadores latinos de aquellos días: Roberto "mano de piedra" Durán y Alexis "el flaco explosivo" Argüello.

Alexis Argüello nació en Managua en uno de los barrios más pobres de esa ciudad. Dejó los estudios para dedicarse de lleno al boxeo y así poder ayudar a la familia recibiendo algunas córdobas por peleas juveniles de aficionados. Su salto al profesionalismo fue demasiado prematuro. Con tan solo 16 años no pasó del primer round en su debut como profesional, pasó prácticamente tres años después de esta pelea entrenándose y realizando otras labores para sostenerse económicamente. Al regresar al cuadrilatero a los 19 años, Argüello era otro, un jóven y espigado boxeador con mucha elegancia en sus movimientos pero con verdadero acero en sus puños. Fueron estas características de su estilo las responsables de su apodo más conocido, el de "el flaco explosivo", pues cada uno de sus golpes parecía llevar dinamita que explotaba al impactar en su rival, pero sus movimientos elegantes y su amabilidad como ser humano al igual que el respeto que le mostraba a sus rivales llevaron a que le llemaran también "el caballero del ring".

Como boxeador Argüello fue siempre un tipo humilde lo que hizo que fuera siempre un favorito del público y en especial de sus compatriotas a quienes nunca olvidó. En Managua Argüello entrenaba a diario saliendo a la calle y recorriendo unos dicen 4 otros llegan a contar hasta 10 kilometros parado de manos. El tres veces campeón mundial se valía más de los entrenamientos que aprendió desde niño que los sofisticados centros de preparación atlética donde pareciera que se ensamblan robots en vez de entrenar atletas. Tristemente, como es el caso de varios atletas con una historia similar, Argüello también se rodeó de malas compañías que lo introdujeron al oscuro mundo de la fama y las drogas, sus problemas personales obligaron al flaco explosivo a regresar varias veces al ring a pesar de haber anunciado su retiro debido a problemas financieros. Aún así su record de 90 peleas profesionales con 82 victorias y unos impresionantes 65 knock outs es de los más respetados al igual que su carrera como uno de los mejores boxeadores latinos de toda la historia.

La vida sigue. Al final yo llegué a ser más ponchado que mis tíos, algunos primos y mis cuates; el Clay lo cerraron, hoy hay una iglesia evángelica ahí, el Atlas cambió de dueños y desconozco que pasó con Don Güicho; hago ejercicio solo por mantener la línea; dejé de ver boxeo después de las locuras de Tyson; el locazo del Yaeggi falleció de un paro cardíaco a los 81 años y no he puesto en práctica mis "habilidades pugilísticas" en casi 10 años, ahora los golpes que intercambio son los del amor y esas pinches chingaderas duelen más, menos mal soy masoquista ;)


PD: Reflexiones, reflexiones y más reflexiones sobre Honduras en el mundialmente famoso Calzoncitos, Barra Show.


13 comments:

Miss Trudy said...

Fue impresionante el fin de Arguello. Muy interestante post el de hoy.

el Kontra said...

Gracias Miss Trudy, a mi la noticia primero me impresionó y luego me dio cierta tristeza. Abrazote!

la-filistea said...

Me dá triteza porque dentro de todo, siempre hay gente que maneja la carrera de los boxeadores que parece que intencionalmente los meten en problemas.
Yo veo de vez en cuando el box, te digo, que los seres humanos tenemos tanta hambre de violencia que asusta!

Salud por Argüello!!

chapintocables said...

Los boxeadores sufren de demasiado éxito por muy poco sacrificio.

Esto hace que la vida se les salga de las manos.

Los boxeadores tienen vidas muy tristes, llenas de problemas judiciales y malos aliados políticos.

Fernando Ramos said...

El boxeo fue parte de mi infancia, un tío fue campeón centroaméricano y del caribe de peso galla, aficionado por supuesto; también un mi hermano boxeaba, recuerdo que le pegaba en el abdomen y siempre me dolía la mano.

Nunca aprendí a boxear, sólo recuerdo que una vez, en clase de educación física, me cayó el guante, el profe lo tiraba y al que le caía le tenía que entrar a un par de rounds.

Al igual que usted, master Kontra, miré boxeo hasta que se acabó Tyson, y admiré a Arguello y a Durán, y a Haegler y a Leonard; alcancé a ver las últimas peleas de Alí, pero he visto un tanatal de documentales sobre boxeo.

A la fecha ya no soporto verlo, porque se ha perdido lo épico que tenía el deporte; no sé como explicarlo, pero le falta algo, creo que finalmente la mafia de Don King, no la magia, ha terminado con el boxeo.

Que en paz descanse Arguello.

Estoy seguro que en algún momento lo drible, o le hice un tunelito, porque yo también jugaba en esas moloteras del campo Marte.

Saludos

ixmucane said...

No sé en el boxeo, pero los golpes bajos en el amor, uuuuy, cómo duelen!!

Abrazos deportivos.

el Kontra said...

Saludos Filistea: así es como dices, pues la historia de Argüello no es única, muchos terminan mal.

Estoy de acuerdo con lo que decis chapintocables, con excepción de que hacen poco sacrificio, en el caso de Argüello y muchos los sacrificios son demasiados. Saludos.

Master Cinecrítico: Concuerdo completamente contigo, el boxeo perdió su magia, ese sentido épico. Yo también lo dejé de ver. Jajaja lo del campo marte puede ser maestro, aunque yo era de aquellos formados el la vieja escuela de "pasa la pelota o pasa el jugador pero los dos juntos nel pastel" je je je... Saludos master!

Ixmucané: Completamente de acuerdo contigo, las heridas que provocan esos son las que más tardan en sanar. Abrazoteeeee sabatino :)

Shoplifter-Davide said...

Porque se habra matado vos, bueno es que con el solo hecho de saber que tenes de presidente al pendejo de Daniel Ortega es para deprimirse no.

el Kontra said...

Si vaa, jajajaja que buena te la hechaste, pero a saber vos, saber que ondas pasó ahí mano. Saludos

El Duce said...

YO ME RECUERDO HABER COMENTADO POR AQUÍ.
QUE PASO?

El Duce said...

BUENO DE TODAS FORMAS POBRE EL PAISANO FUE BUENO PARA ECHAR VERGA EL PISADO.

el Kontra said...

El Duce: aquí aparecen todos los comments y todos se responden, tarde tal vez, pero seguro. Argüello fue sin duda uno de los mejores talegueadores que el nuevo mundo ha parido. Saludos mano!

Anonymous said...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!