No se por qué estoy aquí... ¡¡¡pero aquí estoy!!!

Thursday, July 16, 2009

Tú, la farra y yo (Vacaciones 2)


Nos despertamos temprano tomando en cuenta el largo viaje y la parranda de anoche. Mientrás tú estás en el baño, yo me pongo la pantaloneta y salgo al balcón. Pocas nubes y mucho sol. La humedad se debe a los chaparrones de la madrugada que ahora se evaporan e invaden este pequeño paraíso olvidado. Salis del baño en pelota y me pedis que entre y cierre la puerta, te comento el estado del tiempo y entro a darme un regaderazo. Salgo solo a ponerme la misma pantaloneta, las chanclas y jalo una playera solo por si las moscas, vos ya andas con tu bikini azul y te pones encime tu vestidito de lino celeste que te luce muy bien con tu piel bronceada, tu pelo canche y ojos verdes. Salimos al balcón y el sol baña tu cuerpo reflejando tus vellos rubios, no había notado como te cubren la mayor parte del cuerpo. yo en cambio soy lampiño y los exactamente 27 pelos en el pecho se ven tan a "chucho con jiote" que me los rasuro. Desayunas una manzana y un banano y yo mis infaltables galletas "chiky". Bajo a molestar a Doña Yoli con dos cafés qué me los sirve con una amabilidad única de estos lares. El tuyo negro con una de azucar, el mío con dos de azucar y cuarteado con leche fría. Estamos emocionados y la música nos da ánimos para lo que se viene...



Salimos del hotelito que a 30 quetzales la noche por cabeza es un verdadero lujo, no solo por el baño privado y agua caliente, sino también por lo apartado de nuestra habitación, solo el número no me gusta, la 3, pero pela. Las casitas se mezclan entre negocios y residencias, láminas, madera y muy poco block. Unas son residencias, otras son negocios y varias parecen ser las dos. La sonríe y saluda, los locales con un "Adios pue" y los extranjeros con un "Hola". Entramos en el área más comercial, un pequeño mercado con un poquito de todo y en el remolino de colores que es nos perdemos shuteando las ofertas...



Fácil hemos recorrido un 75% del pueblo y hemos visto a varias personas más de una vez como al pelón aquel lleno de piercings y un tatuaje justo en su cabeza que a la distancia cualquiera confundiría como un descendiente directo de Gorbachov. El calor ha sido fuerte y el litro de cerveza que compartimos ya nos bajó. Un chapuzón nos caería excelente pero como no podemos ir a la playa que no anda bien debido a las lluvias, vamos mejor a darnos un piscinazo a la casa del irlandés Liam quien nos invito anoche. Yo solo espero que no lo haya hecho por la borrachera del momento. Desde una cuadra antes podemos oir el purrún y oler la carne que estaban asando. Había menos gente de la que pensé, pero mejor para nosotros, más espacio en la piscina y más comida. Nadamos, picamos tortillas con chorizo y churrasco y nos bajamos las chelas, muchas chelas...



Se nos vino la tarde y con ella un aire refrescante al que le di la beinvenida por un momento poniendome la playera que los pocos minutos te la dejo al ver como te agarrabas los brazos con tus manos. Le hago frente al frío con una toalla, unos shots Amarulla un como Cafeto o Bailey´s de Africa del Sur, que solo Liam sabe como lo consiguió. Un amigo te responde después que vos le preguntas y a shots de Amarulla y compartiendo un purito hacemos la digestión, despejamos la mente y le damos la bienvenida a la noche y sus pocas estrellas...



Regresamos al hotelito despacio, comimos bastante y retosamos como nenes en la piscina. Nos recostamos acurrucados. Pestañeo culpa de tu calor y vos lo haces culpa del latido de mi corazón. Nos espavilamos y nos acusamos mutuamente de dejarnos dormir un poquito. Son casi las ocho, calculo yo según lo que escuche de algun invitado. Nos levantamos y chismoseamos sobre el churrasco de Liam. Te preguntas sobre sus motivos para venirse a vivir aquí y yo en cambio sobre como conseguir una botella de Amarulla. La noche es jóven y hay que salir a parrandear, nos arreglamos y de nueva cuenta la música de fondo nos anima para la parranda...



Empezamos con un bar al mejor estilo gringo de "college" o "pub" inglés. Una barra gigante y unas cuantas mesitas con banquitos. No nos andamos con babosadas, ni nos molestamos en buscar una mesa, nos vamos directo a la barra y empezamos con nuestro primer litro. La gente empieza a llegar. Pocos locales y bastantes extranjeros, en su mayoría gringos, estudiantes de la U, será por el estilo del bar tal vez y bueno la música va muy bien. Llegan algunos amigos que vimos en la fiesta y en el momento en que tú y yo decidimos compartir un tercer litro, Layla, la barista y una de las dueñas (gringa también) nos ofrece un shot de la casa. No más cerveza, después de dos shots me decis que queres ir a bailar, yo me tomo un tercero (ya me conoces) y salimos nos vamos a la disco...



Entre el calor del día, la frescura de la noche, los shots de vodka helado con miel y los ponches de frutas que eran la especialidad de la disco (por no decir cuchitril con música) la música latina - caribeña nos cayó de perlas, especialemnte a vos que me dijiste estar un poco cansada de techno, trance y house. Un muy buen repaso del área, desde canciones clásicas de Bob Marley hasta lo más chabacano de W el sobriviente y su cuate. Igual bailamos, bailamos y bailamos, parando solo para refescarnos con jugo de frutas, un poco de granadina y quetzalteca. No parabamos y a pesar de nuestras improvisaciones, nadie nos llegaba ni cerca en la pista del baile, menos cuando pusieron esa canción que escuché un día antes y no he podido para de cantar, Fueeego...



El dj como calculando los veinte minutos antes de aplicar la ley seca empieza bajar decibeles a la música. Canciones menos movidas y más íntimas. Igual tú y yo no nos despegamos y no queremos abandonar la pista de baile. Pero es por demás hasta los más enomardos debemos dejar que la banda clausure pero nos vamos muy afortunados con una ultima rola muy apropiada como para último baile, y para el trayecto de regreso al hotelito...



La llovisna no nos molesta, las calles todavía están vivas, transitadas por los bares, discotecas y demás antros que están cerrando. La fiesta nos une a todos, en la calle somos solo sonrisas, palmadas y estrechones de manos, carcajadas, abrazos medios y completos, carcajadas, besos en las mejillas y topones, sonrisas y todos quedando "para mañana", la noche es nuestra y de todos a la vez. Regresamos al hotel para terminar la velada con un último baile, uno muy nuestro y con esa misma música nos vamos juntos a la cama, justo cuando detengo el mundo y me derrito contigo...






PD. Sigue...


6 comments:

Nancy said...

Felicidades, se ve que la están pasando fenomenal.
Saludos y apapachos Kontras
:)

Becca said...

uff que envidia... que delicia de vacaciones, estaré pendiente para la continuación

ixmucane said...

Eso suena a que estás colgadisimo. Felicitaciones. Qué envidia por las vacaciones y por el amor.
Por cierto, ya decía yo que tienes madera de "cuentero", es decir, la historia está muy bien estructurada y es muy interesante de leer.
Abrazos contados y que sigas disfrutando de tus vacaciones.

ixmucane said...

Se me olvidaba decir que las canciones están muy buenas.

güichita said...

qué ricas las vacaciones!!!Suerte

el Kontra said...

Gracias maestrísima, aquí disfrutando lo que se puede :) Abrazote!!!

Becca: hoy una pequeñita, después una más extensa :), que estes muy bien, abrazoteee!!!

IXMUCANÉ: Hola, hola... de colgadísimo, no se, muy difícil, tú lo has dichom muy bien, hay que cuidarse de los golpes bajos que da el amor. Gracias, por tus comentarios, te mando un abrazoteeee!!!

Güichita: Gracias linda, que estes muy muy bien, abrazo ;)