No se por qué estoy aquí... ¡¡¡pero aquí estoy!!!

Thursday, November 20, 2008

de la guerra iii: Estalingrado

La guerra es algo demasiado importante como para dejarla a cargo de los militares.
-Georges Clemenceau (
circa 1918)

Seguimos repasando esta cuestión de la guerra que aunque no nos guste, el despepute no lo puede ignorar. La historia esta marcada por guerras y estas por batallas que definen a los vencedores y vencidos. El entrenamiento militar no consiste únicamente en las prácticas de des-humanización que algunas licas presentan o que son descritos en los libros. Existe también una ciencia militar de carácter académico que estudia cuestiones de estrategia y táctica: el que, cuando, como y donde. No es necesario estar uniformado ni mucho menos haber ganado condecoraciones para estudiar estas cuestiones, cualquiera lo puede hacer y la mayoría deberíamos hacerlo. Estudiar y analizar la guerra continua siendo necesario como medio de prevenir la misma. A huevos que esto es más fácil decirlo que hacerlo, tan fácil como lo es ver un mapa y decir: invadimos, mañana, por tierra, la ciudad del norte. Ignorar esta cuestión resulta igual que barrer la basura bajo la alfombra (así pasó al finalizar la Primera Guerra Mundial y el resultado fue la Segunda Guerra Mundial).

Sabemos cuando una guerra empieza pero no cuando termina. Una vez iniciada la misma se define en acciones concretas y en lugares específicos. En la mayoría de casos estas acciones son batallas que inclinan la balanza hacia un lado. Fueron varias las batallas que se dieron en la Segunda Guerra Mundial (en Europa como en el Océano Pacífico) pero la más trágica y crucial fue la batalla de Estalingrado.

Originalmente llamada Zaritsina (por los zares), luego Estalingrado (por Estalin) y desde los sesentas Volgogrado (por el Río Volga). Para la Segunda Guerra Mundial, Estalingrado era una ciudad estratégica para los alemanes debido a ser una gran ciudad industrial y un centro de transporte pluvial del Mar Caspio al resto de la Unión Soviética. Segundo, la ciudad, llevaba el nombre del principal enemigo de Hitler, tomarla consistiría un duro golpe al ego del premier soviético. La ofensiva alemana inició en julio de 1942 con mucho éxito. Los panzers ocuparon un poco más de la mitad de la ciudad con sus famosos ataques sorpresas sin mayor esfuerzo e inflingieron fuertes bajas al ejército rojo de los soviéticos. La ambición de Hitler era tal que quería la ocupación total de la ciudad y de todo el valle del Volga. Decidió enviar a sus principales refuerzos: el cuarto batallón panzer (conformado en su mayoría por oficiales jóvenes que conformaban una élite generacional). Los nazis, sin embargo, no tomaron en cuenta las angostas y complicadas vías de acceso a Estalingrado y de esta manera los refuerzos se atrasaron varios días. Esto resulto ser clave para los soviéticos que lograron reforzar adecuadamente a los efectivos rojos en la ciudad con el frente sudoccidental y con su famosa armada de rifles sesenta y dos. Una vez llegaron los panzers, el ejército rojo ya estaba adecuadamente abastecido y el apocalípsis inició.

La magnitud de una batalla se debe medir en un contexto que va más allá de los soldados muertos en combate o efectivos militares presentes. Se deben tomar en cuenta los antecedentes, lo acontecido y principalmente las consecuencias. Las estadísticas en estas cuestiones mienten, no hay que dejarse llevar por los números aunque estos constituyen un aspecto que llama la atención. Los soldados del eje (alemanes, húngaros, rumanos e italianos) llegaron a contabilizar casi 900,000 mientras que el ejército rojo llegó a la cifra de más de un millón quinientos mil soldados. De todos estos, casí o más de dos millones y medio de soldados, aproximadamente un millón ochocientos mil perdieron la vida en combate, por heridas o como prisioneros de guerra.

No fueron las balas ni las bombas el principal medio de muerte, fue el frío y el hambre. Se reportaron casos de canibalismo en ambos bandos. El comisario in situ Nikita Krushchev (futuro premier soviético) dio la orden a un cuerpo élite del ejército rojo de dispararle a cualquier soldado del ejército rojo que decidiera huir. Una vez terminada la batalla, el ejército rojo tenía capturados aproximadamente a 300,000 soldados del eje, de los cuales menos de 10 mil regresaron a sus casas, el resto murieron como prisioneros de guerra. Con excepción de los puertos, toda la ciudad quedó en ruinas e inhabitable. Se contabilizaron 40 mil víctimas civiles aunque más de cien mil fueron desplazados y hasta la fecha se desconoce cual fue el destino de aproximadamente 15 mil civiles. La batalla duró seis meses y medio y por tiempo y víctimas es considerada como la más sangrienta de la historia. En 1967 fue develada "La madre patria llamando" una de las estatuas más altas del mundo en conmemoración de la Batalla de Estalingrado. Luego de este golpe, Alemania quedó desamparada en el frente oriental y meses después perdió el frente occidental, el resto de la historia la conocemos ya.

Fotos: Estalingrado bajo las bombas, soldados alemanes entre las ruinas, los prisioneros de guerra, Estalingrado después de la batalla, "La madre patria llamando".


PD: No se que es más patético, el partido de anoche de "la sele" o "las madres y padres de la patria" debatiendo (por no usar otra palabra) el presupuesto.

9 comments:

Shoplifter-Davide said...

Lo de Stalingrado pudo evitarse si Hitler no le hubiera puesto demasiada importancia, de hecho hubiera podido llegar a Moscu si tan solo hubiera mandado un contingente para esa ciudad en vez de mandar a todo el ejercito pero como andaba necio el desgraciado lo mismo cometio en Normandia durante el Dia D al no mandar a los tanques.

Ambos son pateticos tanto el congreso como la seleccion merecen morir.

Por cierto tengo problemas con goear, estoy tratando de subir mi cancion para compartirla en el blog con varios lectores pero me saca error no sabes a que se deba.

PROSÓDICA said...

me sentí en clase de historia. De veras que vamos olvidando bastante con el tiempo...

Gracias Master!.

Anda desaparecidón, espero que todo ande bien.
Abrazos.

Roberto said...

Las guerras dan mucha tela para cortar y veo que el maestro Kontra tiene muchos aportes....saludos

miquelet said...

Genial tu explicación. Desde hace tiempo tengo ganas de leer un libro que habla de esta batalla. No recuerdo ahora exactamente cuál es, aunque ya lo tengo localizado en la librería.

Salud.

Abril said...

De historia no se mucho, deplano la maestra de estudios sociales no era tan buena.

O es que no puse atencion?¿ puede ser!


Por eso te visito... porque aqui si aprendo algo.

Saluditos.

el Kontra said...

Davide: Muchas cosas pudieron haber pasado, nunca lo sabremos.

Llevo ratos de no subir música, goear suele ser fácil, no se si imeem tiene la misma posibilidad de upload. Si averiguo te escribo, le preguntaría a los de informática pero esos me confunden más que aclararme dudas.

Querida Prosódica: Lo único que prometo aquí es un poco de todo, por el momento es la guerra lo que está en el menu.
Gracias por lo de master pero a la par de todos ustedes me considero aprendiz.
Han sido los altibajos de la vida estimada, pero todo bien, ya todo más relax, un poco acatarrado pero aquí presente. Un abrazotote virtual.

Gracias maestro dragón, es una gran afición mía la de la historia, en particualr algunos aspectos de la misma.

Maestro Felino: si lo encuentras te agradecería el nombre, como digo es una gran afición mia estas cuestiones.

Estimada Abril: Gracias, hay que ver varias fuentes claro, aquí doy la versión de lo que no muchas veces se habla o comenta. Saludos.

PROSÓDICA said...

No encontré el tesoro, verdad? :(

Wu?

No se vale estoy en desventaja por mucho!! jaja

Nancy said...

Me gustó mucho este post. Uno de mis libros favoritos (este sí lo recuerdo con nombre y apellido) fue "Así se forjó el acero", de Nicolai Ostrovski (te debo la ortografía del apellido)que cuenta la pesadilla de la invasión alemana desde el pellejo de los rusos. Muy bueno y humano. De hecho, hace como mil años hicieron una encuesta en Rusia y preguntaron: si usted fuera astronauta ¿qué libro llevaría consigo? Un altísimo porcentaje se decidió por ese. Tiene además grandes lecciones de vida.
Sobre las causas que definen el éxito o fracaso de una batalla y, de alguna manera la misma guerra, hay historias interesantísimas. De hecho, he escuchado la misma anécdota sobre una estrategia que se le atribuye aquí en Guate a Rafael Carrera, unos, otros a Justo Rufino Barrios y en Honduras, a Morazán. Pero será de hablar con un historiador serio e imparcial
P.D
sobre tu postdata... ambos son ángulos de una misma realidad

el Kontra said...

Nancy: Gracias por la recomendación la voy a tomar en cuenta. Abrazos.