No se por qué estoy aquí... ¡¡¡pero aquí estoy!!!

Sunday, November 16, 2008

La ciencia (o leche) de los penaltys


A inicios de este siglo pensé que el país más aficionado al fú bol estaba en Sudamérica. Los tres candidatos obvios eran Brasil, Uruguay y Argentina. De acuerdo a mi breve análisis llegue a concluir que Argentina era sin duda el país de mayor fanatismo respecto al deporte más popular del mundo. Después de cuatro años viviendo en Inglaterra, esa opinión cambió. Sigo sosteniendo que los más apasionados somos los latinos, una pasión muchas veces enfermiza, pero en cuanto a historia y folclor son los ingleses los que se llevan el premio.

Dejemos a un lado los equipos de la poderosa Liga Premier e incluso de su segunda división llamada El Campeonato. Hay que conocer al sistema en general desde los grandes equipos profesionales de la Liga Premier hasta los equipos Pro-Am (Pro-Amateur) que son semi-profesionales. El sistema de la Asociación de Futbol inglesa cuenta con unas 147 ligas y más de siete mil equipos, todos bajo una jerarquía que permite, en base a resultados, que cualquier equipo suba y baje. A mi me interesaron esos aficionados de familias enteras que su corazón futbolero está puesto en uno de esos equipitos del fondo del barril. A muchos les llaman Pub Teams (equipos de Pub o sea Bar) y sería algo así como equipos no de barrio sino más bien de cuadra. Estos equipos tienen sus seguidores que les son tan fieles que es su equipito el que está encima de todo. No importa el gran derby Manchester United contra Liverpool ni Arsenal contra Tottenham, a muchos (lo que más me sorprendió) no les importa incluso la selección, les importa su pequeño equipo. No esperan futbol de alto calibre, sino entrega y amor por la camiseta que se traduce en amor a la región, ciudad, pueblo, barrio, cuadra y al fin a la afición. El aficionado no sueña con ver a su equipo levantar la copa de la Liga de Campeones ni de la Premier incluso, en cambio, sueña con ganarle al acérrimo rival de la región, ciudad, pueblo, barrio o cuadra vecina o con clasificar al torneo más antiguo del mundo la FA Cup (la copa de la Asociación de Futbol) en donde el calendario permite un todos contra todos de todas las divisiones (según clasificados y en orden jerárquico) y soñar con que su equipo lo enfrente eventualmente al Chelsea o al Manchester United (ha pasado varias veces).

Pues bueno, en un país tan futbolero y de tantos recursos financieros como Inglaterra la literatura relacionada al deporte rey sobra. Hay libros muy buenos y otros no tanto pero se cubren TODOS los gustos. Escribir sobre futbol, al que describo como lo más importante de lo menos importante, es arma de dos filos. Dependiendo del tema, las ventas serán buenas, es como si alguién aquí en Guate escribe la historia ilustrada (porque con fotitas se vende más y se ve más tuanix) de los rojos o los cremas, tengán por seguro que se venderan en putas, pues personajes desde "el Pirulo" hasta el junior Arzú los comprarán. Por otro lado, uno quedará a la merced de la opinión del "director técnico" que cada aficionado lleva dentro de sí y como de fut se trata, al igual que en los graderíos de los estadios, ametralladoras de cuetes y bolsitas con miados lloveran sobre el autor.En el 2001 se publicó On Penalties (Sobre Penaltys) de Andrew Anthony, un breve libro que estudia el tiro desde los doce pasos. Anthony es un periodista con casi veinte años de estar escribiendo en diarios británicos de bastante prestigio como The Observer y The Guardian. Anthony y su casa editorial, Yellow Jersey Press, publicaron el libro cuando la clasificación de Inglaterra para el mundial de Japón-Corea 2002 ya estaba asegurada. Tomando en cuenta el momento y la fiebre mundialista que se venía, se esperaba que el librito fuera un éxito de ventas pero no fue así, tal vez por ser pequeño y su primer tiraje en pasta dura, no sé, pero justo antes del mundial salió la edición de bolsillo, más práctica y barata. Las ventas mejoraron.

Sobre penaltys es un libro muy bien escrito y fácil de leer. Sus frases cortas lo hacen práctico y a la vez el autor llega al grano de las cosas sin darle tantas vueltas al asunto. Al mismo tiempo el autor logra plasmarle un aura intelectual a un tema tan efímero como lo es un penalty. Anthony arroja algunas analogías existencialistas entre el futbol y la vida que para el aficionado promedio de fú bol pueden no significar ni mierda pero que para el fanático de cuerpo y alma justifican los derroches emocionales que expresa cuando su equipo juega. El libro está dividido en cinco capítulos en donde analiza la indecisión del pateador, el contexto en que se patea (no es lo mismo en el Campo Marte que en el Maracaná de Brasil llenó), la suerte, las estadísticas y los momentos históricos (en particular de la selección inglesa).

Al final Anthony no descubre el agua azucarada (porque obviamente no la hay, es fut muchá, no chinguen) y nos dice en un pequeño libro lo que cualquier aficionado serio nos podría decir sobre los penaltys pero lo hace muy muy bien. El libro se lee en una o dos sentadas y contiene datos para el recuerdo que cualquier fiel seguidor de este deporte apreciará. Como ya pusieron el árbol gallo en el Obelisco, a los que les interese el buk que me escriban un imeil y les mandó una fotocopia del mismo* con las iniciales de mi otro yo y mi firma.

*debido a la crisis financiera sólo a los primeritos tres que se apunten se los mandaré a la dirección que me den via el correo nacional.

Fotos: como ve la pelota el tiro de los doce pasos (cortesía
gugul); portada del libro, David Batty después de fallar el penalty decisivo contra Argentina en el Mundial de Francia 1998 (cortesía amazon.co.uk).


PD: Interesante artículo de Beatriz Colmenares sobre la Gran Guerra (Primera Guerra Mundial) hoy en el Periódico, sin embargo, hay ciertos detalles sobre esta y relacionados a la misma que compartiré en las próximas entregas.

PD2: No me gusta diciembre y las navidades por varias razones personales pero igual habrán más regalitos grolis cortesía del despepute, la contraloría de cuentas, la Sisig, Barack "Bananarama" Obama, Ángel González y los huitecos de turbonett.

Cursiva

10 comments:

Nancy said...

de fut no entiendo ni piloyes, pero me encanta tratar de entender el fenómeno de los seguidores, me divierte y me entretiene. Yo tenía un amigo (q.p.d) argentino que una vez nos invitó (a mí y a mis hijas) para que los fuéramos a ver cómo ellos (él y toda su familia) veían un partido de fut por la tele(no sé si Argentina vrs. Brasil, o vrs. Uruguay, lo cierto es que era un como clásico). Así que nosotras éramos el público del público. Hubo asado, licor (¿Ganzia?), mate y no sé cuántas cosas típicas, pero lo mejor fue sentarse a ver sus locuras.

Fernando Ramos said...

Master, alguna vez he tenido la intención de escribir el gran libro sobre el fútbol, a pesar que Galeano se me adelantó, sigo teniendo esperanzas que algún día lo haré, optimista que es uno. Yo si le tomo la palabra, me interesa el librito.

Pienso que eso de patear penales es un arte, el mejor pateador que he visto es un tipo desgarbado llamado Djalminha, lo vi patear varios (soy aficionado al Deportivo La Coruña, es triste lo sé, pero me parecía muy fácil torcer por el Barsa o el Real) y nunca falló, y los tiraba al estilo de aquel otro tipo atrevido, llamado Panenka, ¿se acuerda?. Djalminha era tan seguro para los penales, que un día dijo que nunca cambiaría la forma de ejecutarlos, y que el día que fallara uno, nunca más volvería a hacerlo. Según estoy enterado, se retiró y no falló un penal.

Saludos

Alfredo Vicente said...

que onda vos KOMPA,

me gusta el fútbol, pero sólo veo a mi equipo, el Real Madrid.

No me imaginaba que existiera ese aspecto que nos contaste de los equipos de pub, en Inglaterra. Sabía que eran muy forofos, pero no así. Me parece una fantástica observación/entrada, hacérnoslo saber.

Ahora, acerca de libros de fútbol, con tan sólo escuchar que hay uno, me causa pura hueva.


saludos compa kontra

Patricia Cortez said...

sólo para que se rían:
lo mejor que tiene mi marido (además de sus muchas virtudes) es que no le gusta el futbol, ahora que mi mamá es fan del Real Madrid. (de las que lloran y todo)

Patricia Cortez said...

perdón Kontra, ya había puesto el comentario anterior cuando me acordé de los aficionados del Deportivo Cahabón, y unas señoras como de 60 años, que son capaces de viajar desde allá a la nueva concepción (más de 12 horas de camino) en CAMION DE CARROCERÍA CON LONA, para apoyar a su equipo y de clavar sapos en la portería contraria para intimidar al enemigo. esos son fans, no los que siguen al equipo por televisión.

el Kontra said...

Para mi lo más alegre de ir a ver un partido de fut es la gente: sus porras, comentarios, las mentadas de madre (en buena onda), las canciones, los colores.

Master Cinecrítico: No hay nada de triste de apoyar a ningún equipo que no sea de los grandes, a mi el Super Depor me gustó mucho cuando jugaba Bebeto. A Panenka nunca lo ví solo en un especial de grandes tiradores de pelota parada. Djalminha fue muy bueno en la Coruña y un tiempo con el América de México pero era muy indisciplinado. Mandame la dirección y llegarán las copias del libro. Ánimo con el libro.

Kerosene: No te imáginas lo que es el futbol allá, les quedó el aspecto de hooligans pero hay un aspecto muy puro e inocente también es bien interesante.

Mano, no lo creerías, no es solo un libro son miles. Saludos.

Doctorísima: jajaja... dile a tu marido ¡Hala Madrid! ;)

Así es Patricia, una vez lo hicieron unas fans del equipo de San Pedro Carchá, cuando llegó a jugar Gualán. Los de Zacapa tenían un brasileño en el equipo y no quería reconocer la cancha hasta que quitarán los sapos colgados. Estoy de acuerdo, ese es amor al deporte y en mi opinión es mucho más puro el futbol de esas divisiones que el de las mayores.
Un afectuoso saludo.

miquelet said...

Me gusta mucho el fútbol como deporte, pero todavía me atrae más la culturilla en torno a este deporte. Hay historias realmente increíbles que hacen que aumente su grandeza.
Por cierto, este pasado domingo, el equipo de mis amores, el Elche C.F., marcó sus dos goles de penalti, el último de ellos a modo "panenka". Este próximo domingo recibimos al primer clasificado. Gran partido se prevé.

el Kontra said...

Miquelet: Les deseo mucha suerte contra el Salamanca. Saludos.

Shoplifter-Davide said...

Yo detesto cada vez que Inglaterra tiene que decidir un partido a penales porque no se nos da desde Italia 90 que me recuerdo no se ha dado el resultado, y si me recuerdo de ese penal errado por David Batty pero que mala nota la del arbittro cuando en tiempo extra se le anoto a los argentinos legitimamente, ni modo Holanda vengo mi dolor ingles.

Si cabal es muy cierto lo que mas interesa es ganarle al rival acerrimo, y tremenda cultura la que miras por alla en cuanto a football por supuesto no soccer.

Hay otro libro muy bueno llamado en español El Mejor Jugador de todos Los Tiempos, pero mejor te consigo el dato en ingles.

el Kontra said...

Gracias Davide, yo si le hago ganas a la lectura futbolera.