No se por qué estoy aquí... ¡¡¡pero aquí estoy!!!

Thursday, September 18, 2008

El futuro es un fraude


Hace un par de semanas vi en esa otra galaxia de canal que es Retro la primer joya del director Alex Cox: Repo Man (la otra vendría a ser Sid and Nancy). La lica tiene varios de los ingredientes que me gustan: un punk pelaverguista que consigue un trabajo como repossesionist o reposicionista (traducción libre men) de autos, atraído por el dinero fácil, la cocaína (se servían verdaderas pistas de una cuarta no esas mierditas de tres centimetros) y principalmente la adrenalina y que termina dando con un Chevy Malibu '64 extraterrestre que todos estan buscando... una verdadera talega de lica. Al final el personaje de Emilio Estevez, Otto, se sube al auto marciano junto con un su amigo mecánico y el brillante auto (foto) se eleva y sobrevuela Los Angeles.

Pense en el final de esa lica (el carro brillante volando) cuando veo los periódicos que publican más vergueos sobre el último gran hueveo del congreso: los famosos 82.8 melones "invertidos" en Mercado de Futuros. Vaya si somos un animal que se tropieza en la misma piedra no dos sino un vergazo de veces. Invertir en futuros (commodities como dicen los tacuches aquí en la ofi.) viene a ser la misma mierda que invertir en el futuro.

Y el futuro... dejemonos de pajas... es un puto fraude más.

A principios de los ochenta (que buena chingadera era ser wiro y sin responsabilidades) cuando pensabamos en el año 2000 se nos inundaba la cabeza con imágenes de licas sobre "el futuro". Ojo que no solo a los wiros nos pasaba, estoy seguro que a todos. De ley iban a haber carros voladores (mucho más talegas que el Chevy Malibu), androides y robots con inteligencia artificial (más al estilo de Terminator y Robocop) y a huevos que la luna, marte y seguramente Júpiter ya iban a estar colonizados por nosotros y los alienígenas.

La puta que la parió si nos equivocamos, la única mierda del dos mil fue aquella gran paja del Y2K... que decepción. Estamos por entrar en la recta final del 2008 y el único avance es que las comunicaciones son más rápidas y los telefonos más pequeños. Las carreteras siguen llenas de cráteres porque los carros siguen siendo la misma mierda dependiente de gasolina y contaminadores hasta la verga, a lo más que hemos llegado fue a iluminarlos muy al estilo chuleame la máquina de MTV y aún así son pura mierda. ¿Los Robots? un puto chucho que da vueltas y un como astronauta que toca el violín; ¿les falta la intelegencia artificial? Ah si una compu le gano en ajedrez a Garry Kasparov... que emocionante... ¡¡¡pelenme la verga!!! De colonización espacial ni digamos... colonizamos la carretera a El Salvador y cada invierno hay deslaves, no hay agua y para más chingar hay una banda de polícias asesinos y eso que ahí están los fichudos... empiezo con los paisanos en los barrancos y no termino.

¡Mi huevo! se cagaron en mi infancia, ese futuro bien de ahuevo que los medios de comunicación y los políticos nos prometieron resulto ser otra paja fraudolenta más. A pesar de esto, hay pizados que siguen hablando del futuro y de lo bueno que se viene... celulares más pequeños seguro, pero un chip telepático imposible y aquí en Guate como el cangrejo y sin tenazas. ¡Mi otro huevo! Yo ya no me compro esa su mierda de futuros y del futuro: Bill Gates y Steve Jobs son la misma mierda que Raúl Girón y Eduardo Meyer. Lo más seguro es que en ocho años (si sigo en este despepute claro) voy a publicar esta misma mierda con nombres diferentes.

PD. tengo un amigo que es proctólogo pero solo trabaja en invierno pues está cansado de verANOS.


2 comments:

Petoulqui said...

Estimado elkontra:

A lo mejor el futuro que vivimos (que en realidad debe de ser el presente... o quién sabe qué) no es tan decepcionante ni tan traicionero.

Se parece, más bien, a esos "futuros" post-apocalípticos que nos mostraron en filmes justamente como Robocop o Terminator.

Y si vamos a la literatura (con sus adaptaciones fílmicas ya realizadas también), nuestra realidad parece un 1984 de Orwell o un Fahrenheit 451 de Bradbury. Toda una realidad distópica.

Me acuerdo que en 1990 yo soñaba despierto con estos "futuros" que mencionás, los chileros. Pero, uno crece y envejece, y la realidad conserva sólo los elementos realistas del "futurismo".

Interesante tu blog.

Saludos,

Julio E. Pellecer S.

El Kontra said...

Hola Julio, de acuerdo a que esta es una realidad distópica pero a lo que voy es en haber comprado lo que en su momento nos vendieron los medios y los políticos y que algunos de nosotros, cruzados de brazos, esperamos algo que no se materializó.
Igual yo sigo soñando y pasándomela de ahuevísimo con el presente... siempre hay que ver el vaso mitad lleno.
Nos controlamos.