No se por qué estoy aquí... ¡¡¡pero aquí estoy!!!

Friday, December 26, 2008

Carlos Fuentes y sus familias felices

Yo vengo de una familia en la que cada miembro dañaba de algún modo a los demás.
Luego, arrepentidos, cada uno se dañaba a si mismo.


Ahh, las vacaciones, tiempo para hechar la hueva. Ya salí de los compromisos familiares y ahora tengo un par de semanitas para pelarmela a lo grande, una de las pequeñas ventajas de la soltería. Aprovecho estos días después de Navidad para desconectarme por completo de lo cotidiano, de la rutina y ordenar mis pensamientos con miras al 2009. Al contrario de lo que muchos piensan, el despepute no se despeputa más. Nada que ver, en estos días sin las presiones de siempre, logró pensar más claro e imponer una disciplina vacacional. Primero aprovechar y leer, pero literatura de la buena, no las cosas "serias" de todos los días: política, derecho, economía, sociología y los diarios de aKí y de aLLá. Luego, una película al día, ya bajé cuatro y al terminarlas bajaré más, una para comentar en el despepute pero hasta el año entrante, o sea en unos cuantos días. Lo bueno de todo, es que en cualquier momento puedo decir basta y hartar lo que quiera, bajarme una de las botellas que me clavé de la casa de mis viejos para Navidad, dormir cuando y cuanto quiera y caminar en pelota por el apartamento (bueh, esto lo hago caso siempre). Sin reloj y con el celular apagado, no sé pero veo linda la ciudad, el clima y eso me sube los ánimos para el 2009.

Inicio mis días de pelex total habiendo terminado de leer Todas las familias felices del mexicano Carlos Fuentes. Alfaguara presentá el libro con el encabezado del inicio. Debo decir que me llegan bastante los acabados de portada y presentación de Alfaguara, a pesar de seguir el mismo patrón, son capaces de dotarlos con cierta originalidad, bastante chileros. En fin, Todas las familias felices es una obra compuesta por 16 cuentos los cuales son divididos entre sí por coros que hacen el papel de intermedios entre cada cuento y que pretenden en ocasiones presentarnos una moraleja entre líneas que cada cuento encierra.

Personalemnte considero a Carlos Fuentes como uno de los principales intelectuales en Latinoamérica y el mundo hoy en día. Este año cumplió ochenta años. A lo largo de tanto tiempo, es lógico que un escritor cambie su estilo o se adapte a la influencia de lo contemporáneo o de las modas para crear su obra literaria. No he leído toda la obra de Fuentes como para hacer una reseña de como ha ido variando este desde sus trabajos de los años sesentas del siglo pasado hasta la fecha. Tampoco soy crítico literario sino más bien lector, pero como se habrán dado cuenta, eso me reKontra viene pelando. Por todo eso y por querer ser fiel al estilo del despepute (yo sé que no tiene estilo este blog, pero hay cierta inspiración, un golpe de pecho por esa "fidelidad", por eso la dejo) me divorció lo más que puedo de otros trabajos de Fuentes para despeputar un poco Todas las familias felices.

Dieciseis cuentos ambientados en su mayoría en el México contemporáneo pero sobre historias cotidianas que pueden ser la de cualquier familia. Las historias son reales y crudas, descarnadas y desoladoras, sobre situaciones que quisieramos olvidar o evitar y precisamente por eso se nos hacen tan amargas cuando las debemos enfrentar. Pleitos entre esposos, la incomprensión de los hijos, revanchismos fraternales, celos, intrigas, traición, dolor y lágrimas pero al final algo muy latino... la resistencia, el aguante, ese "a pesar de todo, seguimos adelante". La verdad es que muchas de estas historias pueden llegar a tocar sentimientos muy profundos en sus lectores y en mi opinión eso es lo que Fuentes lográ con su obra, recordárnos que en familia no estamos solos y todos tenemos nuestros clavos.

Lo que no me gustó fue la forma de Fuentes de contarnos las historias de las "familias felices". Sí, mantiene un estilo fluído con el que describe escenarios complejos de forma simple, pero también siento que hace un gran esfuerzo por querer estar a la moda, por querer hablar el lenguaje de hoy, de los jóvenes, de los medios basura. Sus historias y personajes se mueven al ritmo de los realities basura de televisión, de los fenómenos de animación de los últimos años. En ocasiones incorporá. más que un lenguaje suburbano de pandilleros adolescentes, un lingo marero de brolys y gangstas. En mi opinión no le sale, se nota el gran esfuerzo por introducirlo en la narración pero le quita fluídez a la misma y le añade túmulos que pueden estropear la lectura. Al hacer esto me da la impresión que se aleja de sus lectores más conservadores pero a la vez estorba a los lectores más jóvenes.

En resumidas cuentas, son 16 excelentes cuentos pero que pudieron haber sido mejor contados.


PD: Todas las familias felices me costó 140 quetzales a principios de mes, un autoregalo navideño ;)

8 comments:

SeaSirens said...

Me alegro de tu libertad para pensar, para vivir, para hacer lo que te de la gana (hablando claro). Es una sensación extasiante, de maravillosa...
La recomiendo a todo el que pueda..jeje.
Gracias por opinar sobre el libro de Carlos Fuentes. Lo tomaré en cuenta.

Saludos!!

Nancy said...

Fuentes ha estado varias veces en mi lista del top ten, pero como sudo calenturas ajenas también lo he desterrado por temporadas de la mesita de noche. Atenderemos la recomendación, prepararemos los Q140 para el autorregalo del día de los reyes vagos. ¡Dichosote que estás de vacaciones!

Cristian Mejía said...

Vos ayer precisamente leí una frase de Tolstoy(i)(como les guste?) citó: "Las familias alegres/felices estan compuestas por miembros infelices." Te recomiendo "Las buenas conciencias" entretenido y breve. Nada atrevido fuera del estilo tradicional de Fuentes.
SAludos K.

Alexxx said...

mmm parece un buen libro, otro para mi lista de espera

Juan Carlos Lemus said...

ahhhh
yo conozco esas libertades, maestro Kontra.
ahhh, eso de andar en la casa solo, desnudo, hacièndo tolòn tolòn (o tilìn tilìn)
què de a huevo. agarrar el libro que uno quiere y almorzar a las 6 fde la tarde.
no tener que darle de hartar a un perro u otra mascota.
he gozado màs de una dècada asì. ahhh
A propòsito de familias felices, ahora estoy leyendo un libro que habìa visto con indifernecia, pero que un amigo me regalò de fin de año, es el de la casaùs arzù, el del linaje.
està interesante, maese. es poder, polìtica y linaje de la vida real. ya lo habrà leìdo su mercè.
saludos y hasta pronto porque ahora estoy en casa de mijo y solo vine a visitarlo un rato.

salud!

Verbo... said...

Yo pienso hacer lo mismo
ya saqué tres libros y una revista
para leerlos en estos dias.

Besos

M.

Abril said...

yo ando dando vueltas tras un libro...


bueno ya me consegui otro... pero como no es el que quiero... entonces mejor me salte unas paginas...

;-)

el Kontra said...

Seasirens: Hay que aprovechar la vida. Abrazos.

Maestrísima del Paint: Así soy yo con varios autores también. Que estes muy bien. Abrazos.

Gracias Cristián lo voy a tomar en cuenta, un saludo broder.

Alexxx: Lo bueno es que poder ir leyendo cuento por cuento. Saludos mano.

Master Moscardón: Que buena onda master, yo ando tilín tolón para balancear la cosa. A tomar el libro de casaús en cuenta también. Que la pase bien master, saludos.

Verbo... excelente idea, es de aprovechar estos días haciendo lo que uno desea. Abrazote!

Abril: lo bueno de los libros es que hay tantos y que no son uniformes, las páginas que te saltas hoy puede que no las leas mañana. Un abrazo.